Reflexiones 


Objetos con alma: artesanía

 

Artesanía es amor que emana de las manos y se materializa en forma de objetos. Ojos acostumbrados a valorar cantidad más que calidad se conforman con el frío tacto maquinario de objetos impersonales, pero son afortunados los que saben percibir el calor humano absorbido por la materia.

Charles Chaplin parodiando el trabajo mecanizado en Tiempos Modernos

Charles Chaplin parodiando el trabajo mecanizado en Tiempos Modernos

No es fácil a simple vista ver la gran diferencia de valor que existe entre un objeto trabajado a mano y uno industrial. La Revolución Industrial permitió en su momento que el pueblo llano tuviera acceso a objetos que antes no se podía permitir y aún siendo peor trabajados, consiguieron subir su nivel de vida y fomentar la igualdad. De lo que no se daban cuenta, es de que estaban perdiendo también su capacidad para sobrevivir sin esas cosas o de hacerlas por sí mismos. Así, poco a poco, nos hicimos inútiles y vagos y fuimos llenando nuestras casas con más y más chismes en sustitución del trabajo manual. La producción pasó de cubrir necesidades reales a ser un negocio basado en la creación de esas necesidades a través de la publicidad, rebajando al mínimo los costes de producción y creando cada vez objetos más endebles y baratos.

Mesa de orfebre

Mesa de orfebre

Como principiante en la artesanía, he de reconocer que no se es del todo consciente de su valor hasta que no se ha experimentado su trabajo. Una obra artesanal empieza por la experiencia del artesano, que ha de perfeccionarse durante años en los diseños y técnicas específicas de su disciplina, hasta alcanzar unas herramientas que le permitan desarrollar lo que desea. Una sola pieza de joyería puede tardar días, semanas, meses hasta llegar a su acabado final; igual puede ocurrir con un campesino paciente que combate las plagas sin pesticidas para no dañar los frutos de su preciado cultivo; o un panadero romántico que considera el trabajo del pan amasado con sus propias manos.

No es fácil poner un precio a algo que se ha hecho con amor, con lo que se pasan tantas horas conversando, maquinando y perfeccionando, y menos cuando hay que soportar la falta de aprecio por ignorancia. Seguramente haya un similar industrial diez veces más barato, ¿pero cómo se puede plantear una comparación entre la carne y el metal? Además de ser más hermoso, robusto y rico, a largo plazo se demuestra ese esmero consciente por cada detalle de la obra en su larga longevidad. Es cierto que hoy en día los salarios se han adaptado también al bajo coste, pero a la larga una buena inversión sale más barata, “lo barato sale caro” dice mi abuela. Si compras unas buenas botas, no solo serán más cómodas, sino durarán más inviernos; si te alimentas bien, podrás prescindir de la medicina que cure los daños causados por la comida basura. Y si aprendes a hacerte tus botas y cultivar tus hortalizas mucho mejor.

 

Imágenes| Mesa, Charlot

 

 

RELACIONADOS