Coaching Profesional 


O eso dicen

La ignorancia no degrada al hombre más que cuando va acompañada de la riqueza. (Schopenhauer)

 

Dicen por ahí que la filosofía no es algo serio total, a estas alturas, ¿Quién sigue leyendo? ¿Quién sigue escribiendo? ¿Quién sigue pensando? Y, la pregunta del millón,  ¿A quién le da de comer?

Ni siquiera se considera tarea difícil, si cualquiera que se lo proponga, puede lograrlo, ¿no? O eso dicen. Y tal vez tengan razón.

O tal vez no.

Tal vez solo vean el contenido. Se fijen en el regalo y no el envoltorio o sean de los que se enfoquen en la carretera y no se detengan a mirar por la ventanilla y observar el maravilloso paisaje. Quizás no entiendan las palabras que han ido pasando por tu cabeza, las historias que has ido imaginando y descartando una tras otra hasta decir, “ésta es la mía”. A lo mejor ni siquiera se crean lo exigentes y cabezotas que nos volvemos a veces con una simple palabra. Las vueltas que le damos a una misma frase: de izquierda a derecha, del derecho y del revés, hasta que logremos que encaje de la manera más perfecta, como si hubiera sido escrita para ser contada.

Ahora volvamos a la pregunta inicial, ¿Qué a quién le da de comer? A mí no me da de comer sino que me quita el hambre. A mí no me hace tener más dinero pero sí considerarme más rica. Me hace viajar sin salir de casa y crecer sin que pasen los años. Me hace darme cuenta que la vida la construyes tú día a día, acción tras acción,  ladrillo a ladrillo. Me devuelve la confianza en las personas y créeme cuando te digo que es de las cosas más preciadas y más necesarias.Que no te engañen, no está todo hecho, está todo por hacer, que no es lo mismo.

Pero claro, la filosofía hoy en día no da de comer y sí de pensar. Y eso de pensar no está muy de moda.

Pero eso de reflexionar no conviene porque eso de persuadownloaddir que se lo dejen a Schopenhauer y eso de la dialéctica mejor que se lo dejemos a Sócrates.

Mientras tanto seremos especialistas en todo, pero no entenderemos nada, ¡dime tú si eso sirve de algo!

Sin ese espíritu crítico, sin esas ganas de transformar la sociedad, sin ese impulso de pretender vivir en un mundo mejor. Sin esas alas que nos hacen volar alto y ver nuevos horizontes, sin esas palabras que nos dicen que mañana será un día mejor, sin esas personas que lo dejan todo a cambio de nada por unirse al cambio.

Creo que voy a empezar a taparme los oídos, cerrar los ojos y dejarme llevar. Será lo mejor. Y dejar que digan. Y dejar que hablen. Porque, mientras tanto, yo seguiré a lo mío, reflexionando y escribiendo. Si no lo hiciera ¿acaso tú estarías ahí, leyendo?

Vía| Belén González

Imagen| Unsplash

RELACIONADOS