Economía y Empresa 


Nuevos conceptos a considerar antes de contratar una hipoteca

Del griego, ὑποθήκη, del latín hypotheca y actualmente hipoteca. La palabra ha evolucionado a lo largo de la historia, al igual que el concepto. La base de su significado se refiere a un inmueble que actúa como garantía de pago de un crédito. Sin embargo, durante las últimas décadas han aparecido varias ideas importantes que hay que tener en cuenta a la hora de hipotecarse.

Hipoteca

Hipoteca, término muy conocido hoy en día

Por ejemplo, ¿qué es el TAE Variable? Es la suma del interés aplicado a la hipoteca más los seguros y las comisiones. Simplemente le han asignado esta coletilla al TAE (Tasa Anual Equivalente) para que no haya lugar a dudas: si el Euribor sube, el TAE sube y viceversa.

Otro concepto que está en boga es el de PUF, pero no el asiento blandito donde sentarse, sino la “prima única financiada”. Se trata del caso en el que el banco obligue a contratar un seguro de vida para conceder la hipoteca. Si, por ejemplo, tenemos que pagar un seguro de 300€ al año durante 5 años, los 1500€ (300 € x 5) se añaden a la hipoteca y el cliente los pagará en pequeñas cuotas mensuales que se suman a la cuota hipotecaria. Así, el banco aplicará intereses también sobre esos 1500 euros, por lo que al final se está pagando más por el seguro de lo que se piensa, y sería mucho mejor, si es posible según nuestra capacidad económica, pagarlo al principio “a tocateja“.

Euros

SPP, o “seguro de protección de pagos”, otro seguro más que el banco puede obligar a pagar. Se ha creado para garantizar el pago de las cuotas de la hipoteca en casos diversos como incapacidad, desempleo, enfermedad o fallecimiento. Antiguamente era frecuente sólo en los casos de desempleo, pero actualmente se ha convertido en un seguro muy común.

Por último, la FIPER o “ficha de información personalizada” que el banco está obligado a entregar una vez que se aporta la información financiera solicitada a efectos de contratar una hipoteca. Aquí se pueden encontrar desde los datos de la entidad, hasta las características del préstamo (periodicidad, número de pagos, tablas de amortización, etc.). Se trata sólo de un documento precontractual no vinculante, pero puede dar una idea aproximada del tipo de hipotecas que concede el banco, aunque puede variar la oferta de un cliente a otro.

Grosso modo, éstos son algunos de los conceptos que deben considerarse a medida que avanza esta figura bancaria junto con la crisis que sigue marcando la sociedad. De esta forma se llegará más informado al banco y se podrá tener más seguridad sobre lo que se va a contratar.

Y recuerda: Lee siempre la letra pequeña.

Vía| Tuguíalegal, Segurodevida.es

Más información| Comparativa de Bancos, La Economía de los Consumidores, eduFInet

Imágenes| Hipoteca, Euros

En QAH| ¿Es la hipoteca un producto financiero?, Hipotecas multidivisas: ¿Es abusiva mi hipoteca?

RELACIONADOS