Cultura y Sociedad, QAH Viajeros 


Nueva York, la ciudad que nunca duerme (I): Midtown

Edificio Chrysler

Edificio Chrysler, rascacielos art déco

Nueva York es una ciudad sin fin, de esas que te invitan a disfrutar sin prisa, recorriendo a pie sus calles y rincones, descubriendo sus innumerables secretos. Son tantos los puntos clave que no caben en un artículo, así que comenzaremos por los puntos más famosos de una ciudad que es en sí un icono gracias al cine y la literatura en esta primera parte, y en las siguientes dos entregas seguiremos desgranando lugares de interés, más o menos conocidos.

Lo mejor es hacerse con un mapa con las distintas zonas de la ciudad que nos ayude a determinar un poco la ruta.

Podríamos empezar por Midtown, atravesada por la que probablemente sea la calle más famosa del mundo, la Quinta Avenida, con sus rascacielos y sus tiendas de lujo como Tiffany & Co. No se puede pasar por la puerta de la joyería sin pensar en el personaje de Holly Golightly de Desayuno con diamantes, con su vestido negro de Givenchy, las gafas de sol y las perlas contemplando arrobada el escaparate. Aparte de las tiendas de lujo, podemos citar entre los lugares de interés de la zona el Radio City Music Hall, lugar de entretenimiento ubicado en el complejo Rockefeller Center. Actualmente alberga conciertos y espectáculos en vivo, así como distintos eventos televisivos como los premios Grammy o los Tony.

Varias calles más abajo llegamos a Times Square, situada en la intersección entre Broadway y la Séptima Avenida, la famosa plaza de los teatros cuajada de rótulos luminosos, que recibió su nombre cuando The New York Times se instaló en la calle 42 en 1904. Cerca de allí encontramos la Biblioteca Pública, una de las más importantes del mundo entre otras cosas por el gran número de libros de acceso público que contiene. Ofrece visitas guiadas en las que se puede ver, por ejemplo, el escritorio de Charles Dickens.

A lo largo de la misma calle 42 merece la pena visitar Grand Central Terminal. La estación de tren recibe al día más de medio millón de visitantes y, al igual que ocurre con otros muchos puntos emblemáticos de la ciudad ha aparecido en numerosas películas. Y si seguimos caminando nos encontramos con el edificio Chrysler, el rascacielos art déco que se ha convertido en símbolo distintivo de la ciudad. Como curiosidad decir que fue el edificio más alto del mundo durante once meses, hasta que lo superó el Empire State Building (intersección entre la Quinta Avenida y la calle 34 oeste), que ostentó el título durante cuarenta años.

 

Más información| Style City New York, Thames & Hudson, 2003
Imagen|Times Square, Chrysler Building
RELACIONADOS