Patrimonio 


La nueva cara del Colegio del Arte Mayor de la Seda

En este nuevo artículo, quiero volver de nuevo a la época medieval, como ya hice con la Lonja de la seda, hoy le toca el turno a algo muy relacionado con ella, el Colegio del Arte Mayor de la Seda.

La seda, como todos ya sabemos proviene de unos gusanos. Según una leyenda la seda se descubrió en el año 2640 a.C. en el jardín del emperador Huang Ti, que pidió a su esposa, Xi Lingshi (también conocida como Lei Zu) que averiguara quien se comía sus plantas de morera. Finalmente ésta descubrió unos capullos sobre ellas y al caerle accidentalmente en el agua tibia de su taza, descubrió que se descomponían en filamentos  y se podían enrollar en un carrete. El secreto de como hacer la seda los chinos lo mantuvieron en secreto muchos años, bajo pena de quién lo desvelase sería torturado hasta morir.

Pero… ¿cómo llego a Europa la seda? Según se dice fue gracias al emperador romano Justiniano. Éste envió a monjes a predicar el cristianismo por Oriente en el 550 d.C, allí conocieron la seda y cómo se trabajaba. Astutos ellos, introdujeron semillas de morera y huevos de gusano en sus bastones de bambú huecos, así lograron evitar la vigilancia que se tenía sobre esta especie y sacarla de su territorio.

Monjes con las cañas de bambú

Monjes con las cañas de bambú

Más adelante se fue expandiendo, llegando a los árabes que la trajeron a la península a través de Al-Ándalus en el siglo IX.

En Valenci, se fabricaba seda, pero no de tal calidad como la que se alcanzó en el siglo XV. Como dije en un artículo anterior de la Lonja, éste el siglo de oro valenciano. Llegaron los maestros genoveses, famosos por su manera de fabricar el terciopelo, que enseñaron a trabajar a los valencianos. Este tejido en muchas culturas fue muy valorado, simbolizaba la riqueza, el poder y el prestigio. Surgió en la India y su comercialización se inició a mediados del siglo XIV.

Terciopelo

Ejemplo de terciopelo

Más adelante, la materia prima empezó a producirse también en Italia, donde sus fabricas de Venecia, Florencia, Génova y Milán tuvieron gran fama.

En Valencia, gracias a estos sederos genoveses, se creó a finales del siglo XV el gremio de Velluters (los que trabajan el velluto, que en castellano es el terciopelo). En un inicio este grupo de velluters estaba formado por unas 56 genoveses, pero poco a poco se comenzaron a unir valencianos.

Es en esa época cuando compran el edificio del colegio de la seda como sede de su gremio en 1494, que más tarde gracias a Carlos II, en el siglo XVII, obtiene el título de Colegio Mayor de la Seda. Elevando por lo tanto el oficio de la seda a un arte.

Valencia estuvo durante 300 años viviendo de la seda, hasta que comenzó su decadencia a mitad del siglo XIX, provocada por la industrialización y las enfermedades asociadas a los gusanos.

col.seda-0003-940x600

Interior del Colegio Mayor de la Seda

 

De ese esplendor nos queda el maravilloso Colegio del Arte Mayor de la seda, comenzado a restaurar en noviembre de 2014 por la fundación Hortesia Herrero, y finalizada en junio de este mismo año. Ahora ya puede disfrutar de él, pudiendo realizar los valencianos y turistas de todas partes que tanto visitas guiadas, como visitas libres por el complejo, que cuenta con una maravillosa cafetería.

Vía| Museo de la seda de Valenciael terciopelo y sus variante.

Más información| Colegio del arte Mayor de la Seda, origen de la seda.

Imagen| Sericicultura, terciopelo, telas.

RELACIONADOS