Patrimonio 


Nuestro Patrimonio, una responsabilidad social

Este mes de junio, en Qué Aprendemos Hoy, nos hemos propuesto rescatar noticias menos agradables sobre la arqueología española. Si bien es cierto que por lo general solemos publicar muchas noticias excelentes (rehabilitaciones, restauraciones, hallazgos, monumentos que reciben el estatus de BIC), no podemos dar la espalda a todo aquello que nos deja un sabor agridulce, como aquel caso de los efebos de Pedro Muñoz que comentábamos aquí, u otras muchas pequeñas noticias con las que salpicamos la avalancha de buenas nuevas. Aunque algunas tengan final feliz, hay otras muchas que, lamentablemente, no lo tienen. Ya que parece que estamos concienciándonos (aunque sea muy despacio) de la gran importancia que tiene el Patrimonio, nos hacemos eco de algunas noticias que emborronan el cuidado y la alegría de la arqueología.

Nuestro Patrimonio, una responsabilidad social

La primera de las noticias nos lleva hasta la Gliptoteca de Múnich, y sí, tiene happy endingHa sido hallada en la localidad bávara la cabeza de Livia robada en Bornos (Cádiz) en 2010. Aunque para hacer honor a la verdad, la cabeza no es la de Livia, sino la de Antonina la Menor, hija de Marco Antonio y de Octavia.

Tras ser hallada en los años 60 en una excavación, y permanecer mucho tiempo en la escalera de acceso a la planta superior del ayuntamiento de Bornos, fue trasladada al Centro de interpretación turística, de donde desapareció hace ahora 9 años. Ha sido hallada gracias al catedrático de Arqueología José Beltrán Fortes y la actuación conjunta a nivel europeo de las agencias correspondientes. 

Parte de las piezas arqueológicas expoliadas, durante su incautación

En contrapartida, la siguiente noticia es preocupante. A mediados de mayo nos enterábamos de que la Guardia Civil había detenido a 10 personas acusadas de expolio y venta de más de 30.000 bienes arqueológicos en Sevilla, Granada y Cádiz, así como en municipios de la provincia de Cáceres, en el marco de la operación Norba.

No solo se han incautado de piezas arqueológicas expoliadas, listas para ser vendidas online, sino que también había réplicas vendidas como auténticas, y un par de detectores de metales. El problema del uso de estos aparatos reside en que los objetos se extraen sin metodología científica, sin entorno y sin localización, y debido a ello se pierde todo el contexto y, por ende, el valor histórico-cultural.

A los detenidos se les imputan delitos sobre el patrimonio, receptación y blanqueo de capitales, apropiación indebida y estafa. Entre los muchos objetos encontrados había monedas, fíbulaslucernas, ánforas romanas y fenicias y restos de un mosaico de gran tamaño.

Restos arqueológicos. Cañada de Alba en Puerto Lumbreras (Murcia)

Otra forma de perjuicio al patrimonio que no responde al expolio es la despreocupación, el abandono absoluto, la dejadez por parte de la Administración Pública. En este contexto, el complejo arqueológico Cañada de Alba en Puerto Lumbreras (Murcia), que cuenta con diferentes yacimientos de distinta cronología, está en peligro debido a una planta fotovoltaica.

Hay múltiples yacimientos en esta área, destacando un poblado argárico cuyos materiales más importantes descansan en los fondos del MAN. También hay un yacimiento de periodo ibérico, con santuario, necrópolis y cerámicas con decoración bicroma.

La mencionada planta puede ser perjudicial para parte de la zona de regadío, lo que afectaría directamente al sector agropecuario, y atravesaría zonas arqueológicas adyacentes a las nombradas más arriba. Hay fauna directamente amenazada por esto, como la tortuga mora y el águila perdicera.

En el siguiente caso que nos atañe hoy podríamos usar el refrán que dice que “es triste pedir, pero es más triste robar”. La casa de Velázquez en Sevilla, y el grupo inversor privado propietario en su nombre, ha puesto en marcha un proyecto de micromecenazgos para su rehabilitación y puesta en funcionamiento como casa-museo. Desde la Administración (de nuevo) solo se escuchan buenas palabras, pero no se hace nada más.

Interior de la planta superior

Es muy vergonzoso y tristísimo tener a uno de los grandes maestros de la pintura occidental tan olvidado y dejado en su localidad natal. Igual que existen la casa de Mozart, la de Shakespeare, la de Rubens y la de Rembrandt, la de Diego Velázquez no está en el imaginario turístico sevillano.

Fachada de la finca

En este momento, el ayuntamiento de Sevilla pretende comprar la casa de Luis Cernuda y solicitar a la Junta de Andalucía la transferencia de la de Murillo, para convertirla en un centro de interpretación del otro gran pintor barroco hispalense.

Poner esta casa a funcionar a pleno rendimiento, es decir, sufragar la obra de rehabilitación completa y plantear un proyecto de musealización para abrirla, llevaría una inversión de unos 700.000 euros, lo que es una suma asequible para la Administración, pero elevada para un grupo privado. 

El mes que viene nos encargaremos de que haya muchas buenas noticias, pero este tipo de actuaciones no deben dejarnos indiferentes, ya que el Patrimonio es responsabilidad de todos.

Vía| ABCEl diarioLa verdadABC de Sevilla
Más información| Museo Arqueológico Nacional, Fauna Ibérica, SEO/Birdlife, Amigos de la Casa Natal de Velázquez, ABC
Imágenes| ABCEl diarioLa verdadABC de SevillaABC de Sevilla 
En QAH| Los efebos de Pedro Abad (Córdoba) que se salvaron del expolio

RELACIONADOS