Coaching Profesional 


Nuestro país desafina

Nuestro país desafina

Si en una orquesta todos tocaran el mismo instrumento no habría orquesta, si decidimos hacer las aceras de color verde en vez de gris no habría aceras. Tenemos que aprender a convivir a comportarnos, solo por el bien común. Eso que todo el mundo odia, la filosofía, en concreto, la ética nos ayuda a construir la partitura para que la orquesta suene bien, llamarlo convivencia, llamarlo manera de vivir bien en un país. Nuestro país tiene partitura, pero cuando la tocas resulta que desafina. En el momento que el director de la orquesta se da cuenta de que la partitura y la orquesta desafina inmediatamente tiene que improvisar para que empiece a sonar bien.

Pero no solo es su culpa, ya que para que la orquesta suene bien hay que ensayar mucho, pero si los componentes de la orquesta no van a los ensayos nunca aprenderán a tocar bien. La buena música de la sociedad es la justicia. Así que si nuestro país desafina no es solo por culpa del director de orquesta, ya que si no ponemos cada uno un poco de interés por ir al ensayo, aunque nos dirija Sergiu Celibidache, o aunque tengamos miles de lutieres reparando nuestros instrumentos vamos a seguir desafinando. ¿El problema? que mientras lees piensas: Es verdad, hay que cambiar, tiene razón. Pero cuando acabes de leer y empieces a hacer otra cosa se te olvidará y te dará igual. Y seguiremos en las mismas, desafinando…

En este gran pentagrama solo nos quedamos en semigarrapateadas.

Vía| PrincipioUltimo

Imagen | Violinista afinando

RELACIONADOS