Actualidad Jurídica, Derecho Penal, Jurídico 


Novedades en el Código Penal

El pasado 21 de enero, el Congreso de los Diputados aprobó la última reforma del Código Penal mediante Proyecto de Ley Orgánica por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre.

Quizás sorprenda cómo en otras áreas del Derecho, como el ámbito civil, administrativo o laboral no son frecuentes tantas y tan constantes modificaciones. Si lo pensamos es una consecuencia absolutamente normal derivada del propio carácter de la materia. El Derecho Penal se encarga de proteger bienes jurídicos que la sociedad considera de especial vulnerabilidad e interés, y debido a que está en constante evolución, no sólo se transforman las conductas ya tipificadas en función del impacto que tales causen en la sociedad, sino que, inevitablemente, aparecen otras nuevas que deben ser recogidas y reguladas.

La última gran reforma penal fue en el año 2010, que recordareis por la relevante modificación de su título segundo, con la aprobación de la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva e interrupción voluntaria del embarazo y toda la polémica que, a día de hoy, sigue generando.

prision

#actualidadQAH

Pues bien, esta misma semana volvía a ser noticia una profunda remodelación de la legislación penal, aprobada con 186 votos a favor, en la Cámara Baja. Y digo profunda por la amplia batería de medidas a las que atañe. De hecho, lo estudiantes de Derecho, Criminología y demás materias jurídicas estarán muy “contentos” por tener que renovar, una vez más, sus Códigos.

¿Cuáles son estas novedades? Entre las nuevas incorporaciones cabe destacar:

1) Delitos económicos. No hace falta que os diga que la corrupción está a la orden del día y es noticia casi segura en los medios de comunicación. Con la reforma, el tipo penal castigará los actos de gestión desleal cometidos mediante abuso o deslealtad por quien administra el patrimonio de un tercero y le causa un perjuicio o crea una situación de peligro de pérdida del mismo. Así se castigarán los contratos para prestación de servicios no útiles, los firmados sin que exista contraprestación y los realizados a un precio superior.

2) Medidas para incrementar la protección a la mujer. Cabe destacar la tipificación del “matrimonio forzado” (artículo 172 bis) donde se castiga la violencia o intimidación para obligar a contraer matrimonio y la violencia, intimidación o engaño para forzar a abandonar el territorio nacional o no regresar con esa misma finalidad.

Por otro lado, también contempla el castigo a los actos reiterados de acecho u hostigamiento mediante llamadas telefónicas continuas, seguimientos o cualquier otra fórmula que pueda lesionar gravemente la libertad y el sentimiento de seguridad de la víctima, siempre que no puedan ser incluidas en el tipo de coacción o amenazas debido a la falta de violencia en la acción.

También es de especial interés (y de completa actualidad) la tipificación de la divulgación de imágenes o grabaciones íntimas, obtenidas con consentimiento de la víctima pero difundidas sin el mismo. Cuando, hasta ahora, solo se castigaba el apoderamiento o interceptación de cartas o mensajes privados de la víctima.

La edad mínima para mantener relaciones sexuales con menores pasa de 13 a 16 años.

La edad mínima para mantener relaciones sexuales con menores pasa de 13 a 16 años.

Se refuerza la protección en los casos de violencia de género, contemplando como delictiva las acciones que conllevan la inutilización de dispositivos electrónicos utilizados para controlar el cumplimiento de penas. También en este ámbito, se suprime el delito continuado de agresión sexual, castigándose cada uno por separado, lo que conlleva un aumento de la pena.

Por otro lado, se endurece la protección al menor en el ámbito sexual, considerando como delito la realización de cualquier acto sexual con menores de dieciséis años, salvo si se trata de sujetos de edad y madurez similar y siempre y cuando las relaciones sexuales sean consentidas.

3) Supresión de la falta de hurto por un delito leve de hurto. Exclusivo para castigar casos en los que la cuantía hurtada (o su valor) no supere los mil euros. La cuantía será irrelevante cuando se produzca la acción en circunstancias determinadas como el desamparo de la víctima, siendo tipificada la acción como delito de hurto.

En cuanto al resto de faltas antes tipificadas, se suprimen castigándose únicamente las que produzcan gran reproche penal.

4) Prisión permanente revisable. Es sin dudas la novedad que más opiniones ha suscitado. Con ella se persigue dotar de una solución penal más acorde con ciertos delitos que causan especial rechazo social: homicidios terroristas, los cometidos contra el Rey o el príncipe heredero y contra Jefes de Estado extranjeros, así como los delitos de genocidio y crímenes de lesa humanidad con homicidio. También se contempla en algunos casos de asesinatos agravados.

Estos delitos suelen ser castigados con penas de entre 20 y 35 años, en función del delito, pues bien, solo cumplido ese periodo se aplicará el sistema de revisión que permitirá la puesta en libertad del condenado si cumple una serie de requisitos.

Entre las numerosas medidas que contempla este Proyecto, encontramos las siguientes: responsabilidad penal de las personas jurídicas, mayor protección penal de animales, delitos de incitación al odio contra las minorías, incendios forestales, atentado, resistencia y desobediencia o libertad condicional, entre otras.

Sin duda se trata de una profunda reforma que no dejará indiferente a nadie, y que ya suscita numerosas y diversas opiniones en los foros jurídicos y en los ciudadanos. En los próximos días será remitida al Senado, el cual puede introducir modificaciones. En tal caso el texto volverá a ser sometido a examen en el Congreso.

Tantas novedades son el síntoma necesario de adaptación del Derecho a los inminentes cambios sociales. Así que ya sabéis… para estar al día, ¡hay que reciclarse constantemente!

Vía| Aurora Repiso

Imágenes| Portada, Menores

RELACIONADOS