Cultura y Sociedad 


Noruega, el país que dijo dos veces “no” a Europa

UEEl próximo 9 de mayo se celebrará, como cada año desde 1985, el Día de Europa. Una jornada de conmemoración de la paz y la unidad, en recuerdo de la denominada Declaración Schuman, mediante la que en 1950 el ministro francés de exteriores, Robert Schuman, dio el primer paso para la integración de los estados europeos al proponer la creación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), germen de la actual Unión Europea.

Formada inicialmente por Francia, Alemania, Italia, Holanda, Bélgica y Luxemburgo, la CECA nació como una solución para evitar una nueva confrontación continental, por medio de la puesta en común de la producción de ambas materias primas. Esta comunidad supone el primer paso en un largo y cada vez más complejo proceso de integración, basado en la confianza, que a lo largo de los años ha sido vista cada vez más como un hecho deseable por parte de los países europeos. No en vano, 64 años después son 28 los estados miembros de un club que ha expandido sus límites hacía países que un día estuvieron al otro lado del Telón de Acero.

Desde sus inicios, la progresiva unión ha sido vista como un hecho deseable por parte de todos los países europeos que, en la medida de sus posibilidades, han buscado y alcanzado la adhesión, salvo muy contadas excepciones. Entre ellas, Noruega representa un caso paradigmático, al ser la única nación que ha votado dos veces en referéndum en contra de su incorporación. El país nórdico solicitó por primera vez su anexión a la ya existente Comunidad Económica Europea (CEE) en abril de 1962, un año después de haberlo hecho Irlanda, Reino Unido y Dinamarca. Aunque las presiones del presidente francés Charles de Gaulle en contra de la incorporación del Reino Unido retrasaron el proceso, estos tres países ratificaron sus tratados de adhesión y se unieron a la CEE en 1973 sin Noruega, cuyo electorado lo había rechazado en referéndum por un 53,5% en 1972.

A pesar de la negativa inicial, el Gobierno del país escandinavo volvió a solicitar la adhesión en 1992, hecho que abrió un nuevo tiempo de negociaciones. A pesar de ello, en 1994 el 52,2% del electorado votó en contra de incorporación de Noruega a la recientemente creada Unión Europea (UE).

Ambas negativas, sin embargo, no significan que el país escandinavo no forme parte del proceso de integración europea. Sus relaciones la Unión Europea se basan en su pertenencia al Espacio Económico Europeo (EEE), acuerdo que, desde su entrada en vigor en 1994, une a los Estados miembros de la Unión Europea con los que forman la Asociación Europea de Libre Cambio (AELC o EFTA) excepto Suiza, formando así parte del mercado interior común que permite la libre circulación de personas, bienes, servicios y capitales (espacio Schengen). Además, la pertenencia al EEE y a la AELC conlleva, entre otras cosas, la participación en materia financiera en la cohesión económica y social de la UE y la cooperación en áreas como investigación y desarrollo, educación, política social, medioambiente, protección a los consumidores, empresa, turismo y cultura.

 

Más información | europa.eu, eu-norway.org

Imagen | newsinenglish.no

RELACIONADOS