Coaching y Desarrollo Personal 


No te tires a la piscina, mete el piececito

 

piscina

Tenemos la manía de precipitarnos y no planificar. Lo queremos hacer todo “bien” el primer día sin ningún tipo de preparación y lógicamente fallamos. No nos damos cuenta, pero así nos ponemos la zancadilla antes de empezar, abandonamos nuestro objetivo y acabamos “tirando la toalla”.

¿Cuántas veces has  decidido hacer ejercicio, empiezas con una sesión demasiado fuerte y pagas ese esfuerzo el resto de la semana con dolores y calambres para acabar abandonándolo? Y así con muchas cosas, acabamos utilizando frases como “No lo tenía que haber intentado, ya sabía yo que no lo podía conseguir”.

 

Todos nos equivocamos

lo importante es aprender de esos errores

 

El truco está dividir tus “Objetivos” en “fases manejables”.  Yo utilizo 3 fases para poder conseguir mis objetivos de una manera fácil y manejable:

FASE 1: Fase de PREPARACIÓN (Duración: de 1 semana a 1 mes)

Lo primero que tienes que hacer es prepararte para conseguir tu objetivo. ¿Cómo se prepara uno para algo que no ha hecho nunca? Que nunca lo hayas hecho no significa que no puedas conseguirlo. Has adquirido mucha experiencia en tu vida y ahora solo tienes que aplicarla de una manera organizada en tu plan. No somos perfectos y no podemos esperar conseguirlo todo a la primera. Esta es la fase para probar cosas, equivocarse y aprender.

FASE 2: Fase de CAMBIO (Duración: de 1 a 6 meses)

Gracias a la fase anterior te has “preparado” para poder conseguir tu objetivo. Ya sabes qué cosas te funcionan y que cosas no te funcionan. Has aprendido mucho en la “preparación” pero ten en cuenta que no puedes saberlo “todo”, pero tampoco lo necesitas para poder conseguir tu “cambio”.

Ahora te tienes que comprometer a cambiarlo y por supuesto conseguirlo. Si algo no funciona ¡Cambia y adáptate!

FASE 3: Fase de EVALUACIÓN (Duración: de 1 a 2 semanas)

Felicidades. Ya has conseguido lo que querías o por lo menos vas por el buen camino para lograrlo. Ahora llega lo más importante…  Evaluar lo que has conseguido y mejorarlo.

Todo en esta vida es susceptible de mejora, no hay nada perfecto. Si consigues algo y no haces nada para  mejorarlo al final dejará de funcionar, la vida va cambiando y hay que adaptarse. Es muy importante no tardar mucho en completar esta fase o se te “olvidará” lo que ya has conseguido, y te será más difícil evaluarlo.

 

En colaboración con QAH| El Plan de tu Vida

Imagen| galerianadirmadridvalencia

 

RELACIONADOS