Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


“NO” también es una palabra

"Decir NO, te permite decir SÍ a lo realmente importante."

“Decir NO, te permite decir SÍ a lo realmente importante.”

¿Cuántas veces se han pronunciado frases como: “Quiero decir no…pero no puedo”, “Creo que no podré…aunque pensándolo bien, ok, lo haré”?. Seguro que varias veces. El problema de ello, es que muchas veces se terminan haciendo cosas que no se desean, siendo esclavos del sí cuando se quiere decir no; y prefiriendo satisfacer a los demás, pero molestándose con uno mismo.

En oportunidades, debe tomarse el no como una dicha y no como un martirio. Sólo es cuestión de aprender a hacerlo y como en todo, existen ciertos consejos que pueden ayudar a facilitar el pronunciar el tan “temido” NO.

  1. Darse cuenta de que está bien decir NO: Se tiene derecho a decir no. En lugar de contemplar la opción de decir sí a una situación no deseada, hay que buscar la manera de que la contraparte entienda y comprenda los motivos.
  1. Ordenar las actividades en orden de prioridad: Es importante identificar las metas, objetivos, la razón del día a día. De esta manera, será más fácil identificar qué actividades los impulsan y a cuáles es mejor decirles no, porque pueden desenfocar.
  1. Plasmarlo en un papel: Hay que realizar un brainstorming de pensamientos. Sin limitaciones. Aclara los argumentos de la decisión y mejora el mensaje.
  1. Sencillez y simplicidad ante todo: No hay necesidad de “dar muchas vueltas” y explicaciones, sólo las que se justifiquen y se consideren necesarias.
  1. Argumentar porqué se rechaza: En algunos casos, es adecuado brindar explicaciones del porqué de la decisión. Esto reafirma la identidad, aumenta la autoestima y genera un vínculo de confianza con la otra persona.
  1. No es obligatorio ser complaciente: No hay que olvidar la lista de prioridades y motivaciones. Luego, si aún se tienen fuerzas y tiempo, entonces se podría decir un sí.
  1. Demorar la respuesta: Hay que darse espacio para reflexionar la respuesta; más aún cuando se poseen dudas. No se tiene porque decir rápidamente un sí dudoso.
  1. Utilizar técnicas: Existen técnicas como “el disco rayado” (repetir el no muchas veces hasta que por agotamiento se deje de insistir), “el aplazamiento” (generar excusas sucesivas para tener mayor tiempo de decisión. Es recomendable leer a fondo sobre ellas.
  1. Ofrecer un par de alternativas: Sólo si se cree necesario, se pueden brindar alternativas de solución como medio de amortiguación, tranquilidad propia y ayuda sincera.

Finalmente, hay que recordar:Ser asertivo, ser empático, aceptar que se no puede con todo, ser rotundo sin ser agresivo, evitar la expresión “es que” después de un no, entrenar el no, no tener miedo, mantener un lenguaje corporal firme y disculparse sólo lo necesario.”

Vía| Escuela para ricos, Recursos de Autoyuda

Más información| Medciencia, y Wikihow

Imagen| NO

En QAH| Decir que no y Saber decir que no

Video| Decir no y Rafael Santandreu, 

 

 

RELACIONADOS