Neurociencia 


Neuropsicología en tumores cerebrales

Las neoplasias o tumores cerebrales comprenden un amplio grupo y tremendamente heterogéneo de enfermedades con origen histológicos muy variables, así como diversas manifestaciones clínicas y pronósticos diferentes. Se comportan como un proceso expansivo intracraneal que altera la función y estructura normal del Sistema Nervioso Central, los nervios craneales y otras estructuras intracraneales, como los vasos, los senos venosos, las meninges y los espacios por donde circula el líquido cefalorraquídeo. Su aparición provoca una alteración del funcionamiento normal de Sistema Nervioso Central, que se traduce en diversos cuadros clínicos. Cuando una masa tumoral se desarrolla en el cerebro tiene un comportamiento específico y distinto.

/var/www/clients/client0/web2/web/wp content/uploads/2015/09/escanear 02 04 2015 18 30 page1

Imagen de Resonancia Magnética en secuencia T1 correspondiente a un craneofaringioma recidivado, con crecimiento parcialmente intraventricular

Dado que algunos tumores del sistema nervioso son asintomáticos y se descubren en autopsia, la incidencia real es desconocida, por otra parte, los datos estadísticos varían según su procedencia, ya que son diferentes si se obtienen a partir de informaciones de series de autopsia, de series quirúrgicas, etc. No obstante, cada año, por cada 100.000habitantes, se diagnostican entre 5 y 15 nuevos casos de tumor cerebral.

La aportación de la Neuropsicología es importante no sólo como ayuda al diagnóstico y a la descripción de la sintomatología descriptiva, sino también para valorar el posible efecto de la cirugía cerebral sobre las funciones cognitivas, realizando una evaluación neuropsicológica pre y post intervención (Martín, Maestú, Pulido y Sola, 1994), así como de otros tratamientos radiológicos o neuroquímicos.

A lo largo de su enfermedad, estos pacientes tienen problemas específicamente neurológicos relacionados con la progresión o las secuelas de la enfermedad neoplásica, la cirugía y la toxicidad del tratamiento. Las crisis epilépticas, el deterioro cognitivo y los trastornos de conducta aparecen con frecuencia e influyen directamente sobre la calidad de vida, especialmente cuando se consigue una supervivencia prolongada.

En el momento del diagnóstico, se hace referencia a la descripción exhaustiva del estado cognitivo del paciente en base a los déficits  que presenta, haciendo hincapié también en las funciones que mantiene intactas y/o preservadas, ya que, son en las que nos vamos a apoyar para establecer el plan de intervención/rehabilitación. Durante la valoración es importante que se realice una correcta localización de la lesión cerebral para así poder analizar los posibles efectos de la cirugía mediante la evaluación previa a la intervención.

Las neoplasias cerebrales generan una presión intracraneal, y esta puede ocasionar un trastorno confusional caracterizado por una desorientación espacio-temporal y una disminución significativa de la capacidad atencional y de la concentración, así como una pérdida de la capacidad de juicio con presencia de un lenguaje incoherente y alteraciones en áreas perceptivas.

/var/www/clients/client0/web2/web/wp content/uploads/2015/09/9549

Los tumores que se localizan en el lóbulo frontal pueden presentar alteraciones que afecten a las Funciones Ejecutivas, implicando dificultades para planificar acciones, perseveraciones, deshinbición, poca flexibilidad; así como dificultades para mantener la atención, déficit en la memoria de trabajo fundamentalmente en la capacidad de representación mental; alteraciones del lenguaje como afasia tipo Broca  y trastornos en la personalidad. En el caso de verse afectos ambos lóbulos frontales junto con una invasión del cuerpo calloso pueden producirse trastornos generalizados con alteraciones de conducta similares a la psicosis (Junqué y Barroso, 1994).

En el  lóbulo temporal del hemisferio izquierdo pueden manifestar déficits de lenguaje, que pueden ser compatibles con una afasia tipo Wernicke o una afasia transcortical sensorial o una afasia anómica; pueden manifestar déficits mnésicos que afectan a la memoria declarativa, tanto episódica como semántica y pueden presentar agnosias visuales asociativas y agnosias auditivas. La afectación del lóbulo temporal derecho puede ocasionar déficits de memoria visoespacial, agnosias auditivas para material no verbal y alteraciones en la prosodia del lenguaje.

Los objetivos que se buscan mediante la rehabilitación cognitiva son, entre otros, los siguientes: mejorar el rendimiento de las funciones cognitivas, lograr mejoras funcionales, proveer entornos óptimos y adaptaciones ambientales para fomentar la autonomía y entrenar al paciente en las estrategias que más le beneficien y se adecúen a su situación personal. No debemos olvidar la psicoeducación a los familiares y brindarles apoyo para el manejo de su familiar, antiendo dudas, cuestiones, preocupaciones y procesos emocionales.

A modo de conclusión es importante recalcar que la neuropsicología va haciéndose un hueco cada vez más grande debido al continuo crecimiento de actuación en el que se encuentra. Las numerosas investigaciones que se están realizando tanto en daño cerebral adquirido como en envejecimiento y demencias demuestran que la rehabilitación y/o estimulación cognitiva posee un papel de suma importancia en los pacientes, en especial, en aquellos que sufren DCA.  Quizás, una de las aportaciones más importantes es la de permitir la posibilidad de valorar los efectos tanto positivos como negativos de la cirugía cerebral; para ello es de suma importancia realizar una evaluación antes y después de la intervención quirúrgica

Vía|

Junqué, c.; Mataró, M:: La simbiosis Neurocirugía-Psicología en el origen de la Neuropsicología clínica. Neurocirugía 2000; 11: 82-88.

Alvarez, J.; Tumores cerebrales: un reto biológico, médico y social, cap.5: tumores cerebrales en neuroimagen. Fundación Mapfre, Madrid.

Bear, F. B.; Connors, B.; Paradiso, M,: Neurociencia. Exploración del Cerebro.Ed., Wolters Kluwer, Loppincott Williams & Wilkins, Barcelona, 2008.

Butler RW, Namerow NW. Cognitive retraining in brain-injury rehabilitation: A critical review. J Neurol Rehab 1998; 2: 97-101.

 

RELACIONADOS