Cultura y Sociedad 


Nellie Bly, pionera del periodismo de investigación (I)

Cochrane, Elizabeth Jane - Nellie Bly

 

Cuando se habla de periodismo de investigación, inevitablemente, al que más o al que menos le viene a la mente el trabajo realizado por Bernstein y Woodward en el caso Watergate. Sin embargo, a finales del S. XIX, mucho antes de que estos periodistas sacaran a la luz las miserias de la Administración Nixon, hubo una mujer que no sólo hacía periodismo de investigación, sino que para conseguir historias se jugaba el tipo: Nellie Bly.

Elizabeth Jane Cochran nació en mayo de 1864 en una pequeña localidad de Pennsylvania. Aunque nació en el seno de una familia acomodada, la muerte de su padre cuando solo tenía seis años dejó a la familia en una situación muy precaria y Elizabeth tuvo que ayudar a su madre en el cuidado de sus hermanos.

Cuando tenía sólo 18 años, envió una encendida carta al editor del diario Pittsburgh Dispatch contestando a un editorial de contenido sexista y firmada por una “chica huérfana solitaria”. El director del periódico quedó tan impresionado por la misiva que puso un anuncio en el periódico del domingo pidiendo conocerla. Elizabeth se presentó al día siguiente en la redacción y fue contratada inmediatamente. Dado que en la época no estaba muy bien visto que una mujer escribiera en un periódico, el editor del diario decidió buscar un seudónimo para ella. Finalmente eligió Nellie Bly, protagonista de una canción que había sido compuesta 30 años antes.

El trabajo de Nellie se centró en denunciar la mala situación laboral de la mujer. Fue en esa época cuando comenzó a hacer periodismo de investigación y se infiltró en varias empresas para denunciar las condiciones de trabajo en las mismas.

Estos reportajes irritaron a los dueños de estas empresas, que amenazaron al Dispatch con retirar su publicidad del mismo. Los dueños del diario reaccionaron poniendo a la reportera en la sección de moda. La respuesta de Nellie fue cogerse seis meses de vacaciones y trasladarse a México, desde donde escribió varios reportajes sobre la corrupción en el país.

A su regreso a Estados Unidos, en 1887, Nellie Bly sintió que Pittsburgh se le había quedado pequeño y se trasladó a Nueva York. Una vez allí, logró que la contratara The New York World, propiedad del magnate Joseph Pulitzer. En su primer trabajo para este periódico se hizo pasar por una enferma mental y logró que la ingresaran durante diez días en un manicomio. De su experiencia no solo salieron una serie de magníficos reportajes en los que denunciaba el maltrato al que estaban sometidos los pacientes del sanatorio, sino que publicó el libro, Diez días en un manicomio. Con este trabajo comenzó a forjar su leyenda, aunque esto no fue más que el principio. Profundizaremos aún más en su historia en el próximo artículo.

Vía/ College of Staten Island Library.

Más información/ Woman of the World: The Story of Nellie Bly, Spartacus Educational.

Imagen/Nellie Bly

RELACIONADOS