Salud y Deporte 


Nauseas y vómitos anticipatorios en quimioterapia

¿Quién no se ha puesto nervioso justo al entrar por el pasillo del colegio antes de un examen o en la sala de espera antes de una prueba médica?

Este comportamiento se da porque hemos aprendido que, ante un estímulo concreto se suceden unos hechos determinados. En psicología a este tipo de aprendizaje se le llama condicionamiento clásico y es el responsable de que nuestro cuerpo responda a determinadas situaciones mucho antes de que éstas se den.

 

Nauseas y vómitos anticipatorios en quimioterapiaPues bien, las personas que hayáis pasado por un tratamiento de quimioterapia o los de su alrededor sabreis que es bastante frecuente que este tipo de fármacos produzcan nauseas y vómitos. Esto es un hecho normal, aunque no todos los pacientes lo sufren. Sin embargo, un acontecimiento del que no nos suelen hablar es de las nauseas y vómitos anticipatorios. Un 29% de los pacientes que son tratados con quimioterapia sufren nauseas y un 11% vómitos anticipatorios. Este hecho también responde a un condicionamiento clásico. Pongámonos en situación:

Es mi primera sesión de quimioterapia, entro en el hospital, empiezo a ver a médicos y enfermeras, percibo ese olor tan característico y cojo el ascensor para ir a la planta dónde se encuentra la sala de quimioterapia. Al llegar, veo a los demás pacientes, todo para mi es nuevo, nunca me había sentado en ese sillón ni había visto esa sala. Como comprobareis, me estoy sometiendo a muchos estímulos nuevos para mi, desde lo que veo y oigo hasta lo que huelo.

Imaginemos que estoy en mi cuarta sesión, las tres anteriores me han producido nauseas y vómitos repetidos, y ahora el simple hecho de entrar en el hospital ya me revuelve la barriga y empiezo a notar nauseas. ¿Qué creéis que ha pasado?

En un primer momento todos esos estímulos (ver a los médicos, el olor del hospital, coger el ascensor) eran neutros, pero ahora se han convertido en la antesala de lo que ya se que me espera (efectos secundarios: nauseas y vómitos) por tanto, se han convertido en estímulos condicionados que hacen que mi cuerpo responda como si ya hubiera recibido mi ciclo de quimioterapia. De hecho, si nos fijamos en nuestro día a día, podemos encontrar otros muchos ejemplos de aprendizajes que responden a un condicionamiento clásico.

Para evitar esto, antes de las sesiones de quimioterapia suelen aconsejarte unas pautas de alimentación, también el médico puede prescribirte un tratamiento antiemético pero una de las soluciones actuales más usuales se encuentra en la psicología. Ésta está dando respuesta a los pacientes que sufren nauseas y vómitos anticipatorios demostrando la eficacia de determinadas técnicas psicológicas en estas situaciones.

 

Vía | García et al. (1990), Matías et al. (1995)

RELACIONADOS