Derecho Internacional, Jurídico 


Naciones Unidas propone elaborar un Tratado sobre empresas y Derechos Humanos

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó recientemente, en una resolución histórica, la creación de un grupo intergubernamental de trabajo para elaborar un tratado de carácter vinculante para las empresas multinacionales en materia de Derechos HumanosLa propuesta, impulsada por Ecuador y decenas de organizaciones sociales y políticas, fue aprobada en Suiza pese a la oposición de Estados Unidos y la Unión Europea.

unoffice genevaCon 20 votos a favor, 14 en contra (entre ellos los tan importantes ya mencionados) y 13 abstenciones, la ONU se ha comprometido a colaborar con los gobiernos de distintas naciones para crear un marco legal, un tratado que comprometa de forma efectiva a los estados a supervisar el cumplimiento de los Derechos Humanos.

La idea es crear un tratado vinculante para todas las multinacionales, para que no puedan incumplir derechos humanos en los países que lo ratifiquen. Hay muchos casos en los que se ha intentado acceder a justicias nacionales para enfrentarse a las empresas, pero por limitaciones diversas no se ha logrado, y este mecanismo cambia la distribución de fuerzas.

Demandas. En paralelo a la sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU —en Ginebra, Suiza— en el Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) se presentaron testimonios contra empresas por sus crímenes: Chevron, en la Amazonia Ecuatorial; Shell en Nigeria; Glencore, Filipinas; Zambia, República Democrática del Congo, Peru y Colombia; Pacific Rim en El Salvador; Lonmin, Sudáfrica; Coca-cola, Colombia; Mekorot en Palestina e Hidralia en Guatemala.

AGONUEsta audiencia constata una vez más que las violaciones perpetradas por las Corporaciones Transnacionales (ETNs) no constituyen casos aislados y sin conexión, más sí, prácticas sistemáticas que se repiten alrededor del mundo, como expresión de la arquitectura de la impunidad.

Exigieron que los crímenes de las multinacionales no sean recurridos ante paneles arbitrales internacionales, sino que se refuerce la competencia de los Estados, para que los tribunales nacionales resuelvan los conflictos, y que los gobiernos participen en audiencias públicas con los movimientos sociales y sindicatos.

Diversos países votaron en contra de la resolución. Estados como Austria, República Checa, Estonia o  Francia, además de Alemania, Irlanda, Italia, Japón, Macedonia, Montenegro, Corea del Sur, Rumania, Reino Unido y Estados Unidos se negaron a la iniciativa. A favor se establecieron países como Argelia, Benín, Burkina Faso, China, Congo, Cuba, Etiopía, India, Indonesia, Costa de Marfil, Kazajistán, Kenia, Marruecos, Namibia, Pakistán, Filipinas, Rusia, Sudáfrica y Venezuela. Se abstuvieron Argentina, Botswana, Brasil, Chile, Costa Rica, Gabón, Kuwait, Maldivas, México, Perú, Arabia Saudí, Sierra Leona y Emiratos Árabes Unidos.

A pesar de la negativa de muchos Estados, la aprobación de esta medida ha supuesto  una inyección de optimismo en las organizaciones y colectivos que luchan por estas causas, y no es para menos. Se abren vías supranacionales para la defensa de los Derechos Humanos frente a estos agentes.

 

Via | un.org/business , euroxpress.es

Imagen | euroxpress , publico.es

RELACIONADOS