Patrimonio 


Nuestros museos favoritos

En 1977, el Consejo Internacional de Museos o ICOM (International Council Of Museums, sus siglas en inglés) creaba el llamado Día Internacional de los Museos, que se conmemoraría cada 18 de mayo con la intención de promover en la sociedad el papel de los museos. Este día es aprovechado por las instituciones museísticas para desarrollar actividades extraordinarias con las que buscan hacer más visible su rol como instituciones abiertas al público que tienen entre sus funciones no solo la conservación o exposición de fondos, sino también la transmisión del Patrimonio de la Humanidad, nuestro patrimonio, con fines educativos, de estudio o de placer. Desde la sección de Patrimonio de QueAprendemosHoy nos hemos lanzado a conmemorar este día escogiendo un museo que por múltiples razones nos encanta especialmente. Y éste es el resultado. Esperamos que os guste y… ¡larga vida a los museos!

 

María Ramis – Centro del Carmen (Valencia)

El Centro del Carmen se encuentra precisamente en la Calle del Museo de Valencia, y no podría ser más conveniente. Rodeado de las torres que todavía se conservan de la antigua muralla de la ciudad y dentro del neurálgico barrio del Carmen, este museo es la sede del Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana. Además, es de ese tipo de museos que rezuman Historia pues el conjunto arquitectónico es un antiguo convento del siglo XV. Tras ser desamortizado, pasó a ser Museo de Bellas Artes, y también escuela, la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos. A pesar de todas las reformas que se han llevado a cabo, se ha respetado la arquitectura original.
Actualmente se sitúa como centro de creación contemporánea, donde tienen lugar exposiciones de arte contemporáneo y actividades relacionadas con la cultura actual. Por eso, para llegar a esa nueva instalación sonora del artista del momento, a ese mural que ha llevado a cabo el graffitero que tanto te gusta o para observar la imperfecta doblez de unas esculturas minimal, hace falta caminar primero por los dos claustros, el primero de ellos gótico y el segundo renacentista. Todo tiene un precio y este, el del Centro del Carmen, es tener la sensación de estar atrapado en un bucle histórico que va dando tumbos conforme avanzas. El lugar de los contrastes, el lugar de las sorpresas.

Juan Antonio Herrero – Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid)

Botella de anís, Juan Gris, 1014

La primera vez que visité el MNCARS fue en 2011, cuando ya había cursado dos años de Historia del Arte, y supuso un antes y un después para mí, ya que saliendo me propuse una meta: yo tenía que trabajar allí. Sin duda, se trata de la colección más amplia de arte contemporáneo en España y ha conseguido convertirse en la pareja perfecta del Museo del Prado, que juntos ayudan a que Madrid sea una de las ciudades con mayor oferta cultural del mundo.

En aquella ocasión pude regocijarme ante el impresionante Guernica de Picasso, Julio González, Miró, Dalí, Warhol y todos los grandes nombres del arte del siglo XX. Pero también tuve la oportunidad de disfrutar de otras obras que todavía no conocía; recuerdo especialmente quedar impresionado ante la obra de Yayoi Kusama, que me dejó sin palabras. Descubrir, conocer, cambiar, ampliar horizontes, todo ello es arte contemporáneo, y creo que el Museo Reina Sofía es el entorno perfecto para mostrarlo al mundo. Para mí es una de las visitas obligadas en Madrid, debilidades del historiador del arte.

Berenice Castelló – Instituto Valenciano de Arte Moderno (Valencia)

Creado en 1986, ya que la ciudad necesitaba un museo de arte moderno y un lugar para su estudio, el IVAM fue realizado por los arquitectos Emilio Giménez y Carles Salvadores. En sus fondos tiene más de 10.000 obras de artistas del siglo XX, entre los que destacan grandes artistas como Andy Warhol, Man Ray o Pablo Picasso.

Los enamorados, Julio González, 1932-33

Su exposición permanente es el artista Julio González, un escultor nacido en Barcelona, figura bastante importante del siglo XX. En paralelo a esta exposición siempre hay otras exposiciones temporales, en las que a lo largo de la historia de este museo se han hecho recopilaciones de importantes artistas como Ana Peters, Gilliam Wearing o Harun Faroki. Destaco del museo la variedad de muestras que siempre hay y todas las recopilaciones de artistas importantes. Podemos decir que el IVAM es un museo bastante importante, con grandes obras tanto en sus exposiciones como en sus fondos. Con este arte contemporáneo se reflexiona sobre temas actuales o pasados y nos ayuda a comprender mejor la historia desde un punto de vista diferente. Porque como dijo Pollock: “El artista moderno trabaja con el espacio y el tiempo, y expresa sus sentimientos en lugar de ilustrar”.

Irene Palancar – Museo de Santa Cruz (Toledo)

Claustro del Hospital de la Santa Cruz

Claustro del Hospital de la Santa Cruz

Este museo está ubicado en pleno casco histórico, en el antiguo Hospital de la Santa Cruz, y se ha de visitar por doble motivo. El primero, por razones meramente arquitectónicas, es una joya del plateresco español, construido por Don Pedro González de Mendoza entre finales del siglo XV y principios del XVI. Tras una portada de aires medievales se esconde un zaguán de entrada con bóvedas góticas, mientras que las crujías de las naves se cubren con espectaculares artesonados. Es un auténtico placer pasear por este edificio de planta de cruz griega con un claustro de doble altura y una escalera espectacular de tres tramos totalmente ornamentada.

La segunda razón por la que hay que visitar este Museo es porque alberga una colección permanente impresionante, con abundantes restos arqueológicos muy bien conservados de época romana, visigoda y árabe, sin menospreciar a la muestra de pintura toledana del siglo XVI y XVII, donde destacamos varias obras del Greco. Además, también tiene exposiciones temporales bastante interesantes, como la exposición de los Austrias que está a punto de finalizar o las que conmemoraron el Cuarto Centenario de la muerte del pintor cretense, como El Greco: arte y oficio; también cuenta con una muestra de bodegones contemporáneos que no dejan indiferente a nadie.

Daniel Vizcaíno – Museo Cerralbo (Madrid)

En pleno centro de Madrid, justo detrás de la Plaza de España,  uno tiene la suerte de toparse con uno de los lugares más bellos y emblemáticos de la capital, un lugar donde poder relajarse y desconectar de la ajetreada vida moderna. Me refiero, como no podía ser de otra manera, al Museo Cerralbo, un lujoso palacete mandado construir durante la segunda mitad del siglo XIX por Enrique de Aguilera y Gamboa, XVII marqués de Cerralbo, para albergar su colección privada de obras de arte.

La grandiosidad del museo no sólo reside en la multitud de objetos artísticos que alberga, entre los que se encuentran cuadros de pintores como Zurbarán y Alonso Cano, sino en haber mantenido intacta su decoración original, recreando así una atmósfera  que hace que caminar por sus salas sea como adentrarse en una  novela de la época victoriana.  3, 2, 1… ¡que comience el baile!

Salón de baile del Museo Cerralbo.

Elvira Guerra – Museo Nacional de Escultura (Valladolid)

Para quienes amamos el arte de la escultura, la visita a este museo es toda una obligación que se transformará en un rato de placer supremo. Su colección permanente ocupa el Colegio de San Gregorio de Valladolid, una obra maestra de la arquitectura castellana de finales del siglo XV con elementos tan notables como la fachada-telón cargada de simbología política. Más de 1500 esculturas y 1200 pinturas forman parte de su colección, la más importante a nivel nacional en lo escultórico y una de las más renombradas de Europa.

Si bien la obra escultórica que posee se remonta al siglo XIV, son las centurias alusivas al Renacimiento y al Barroco las que aportan las joyas de la corona, con los nombres de Alonso Berruguete, Juan de Juni, Gregorio Fernández, Alonso Cano o Luis Salvador Carmona. Pararse delante del Cristo yacente de Fernández y estudiar su anatomía, dialogar con los personajes del Santo Entierro de Juni o sentir la turbación de la Magdalena Penitente de Pedro de Mena son algunas de las experiencias que nos brindará este museo. Todo esto sin olvidar la gran labor que realiza la institución en sus redes sociales, además de la organización de jornadas o la participación en certámenes; en 2014, con motivo al Museum Dance Off, vimos bailar a su equipo al ritmo de Mi gran noche, un divertidísimo video que se alzó… ¡con el primer premio internacional!

juan de juni

En Entierro de Cristo (1541-1545), de Juan de Juni, protagonista de una de las salas del Museo Nacional de Escultura.

Paula Alonso – Museo Art Nouveau y Art Déco Casa Lis (Salamanca) 

En un recodo de la calle Gibraltar, sobre la antigua muralla salmantina, se alza la impresionante fachada iridiscente de Casa Lis, tesoro del modernismo español que fue mandado construir por el burgués Miguel de Lis en 1905. Siempre he pensado que los museos que han sido habitados tienen un encanto singular, y en Casa Lis se respira ese aire de épocas ya pasadas. Si hay algo que atrapa en este templo salmantino del Art Nouveau son las vidrieras emplomadas que cubren el patio y el frontispicio del palacio, integrándose en la piedra de la muralla.

Entre las rarezas que alberga Casa Lis destaca la colección de pequeñas esculturas orientalistas Art Decó y la completa muestra de muñecas de porcelana, donadas por el anticuario y mecenas Manuel Ramos Andrade. Además de mobiliario, joyería, pintura, destacan los collage que decoran las paredes con fotografías antiguas y a los que no acompaña ninguna cartela. Me atrae la idea de que cada visitante pueda dar una historia nueva a las imágenes. Y nada mejor para finalizar la visita que el pequeño café del museo, en la fachada sur, que ofrece una vista incomparable de la ciudad.

Fátima Muñoz – Museo Arqueológico Nacional (Madrid)

Siempre he sentido verdadera predilección por el Museo Arqueológico Nacional (MAN), por ser el templo custodio de gran parte de las maravillas arqueológicas que conforman el legado histórico-cultural de nuestro país. Aquel que lo visita realiza un auténtico viaje al pasado, un recorrido cronológico sin precedentes por toda nuestra historia y la de las grandes civilizaciones, mediante recursos interactivos y muy didácticos para el público. Si buscas un plan diferente, es tu opción, ya que cuando accedes a su interior, se despliega ante ti un gran espacio de encuentro entre antigüedad y modernidad, donde reina un ambiente calmado aunque concurrido.

En cada visita hay ciertas piezas que nunca faltan en mi itinerario. En la sala de la Protohistoria, son las esculturas íberas de la Dama de Elche y la de Baza, los grandes símbolos del museo. En la de la Hispania Romana, siempre me deja sin palabras contemplar la Sala de Roma y la majestuosidad de sus mosaicos. Las coronas votivas y demás obras de orfebrería visigoda del Tesoro de Guarrazar son otra visita indispensable, por su gran belleza y valor histórico-artístico. Finalmente, en las salas de las grandes civilizaciones, me cautivan especialmente el Dinos de Tetis y Peleo, por su capacidad de unir el arte con la mitología griega; y el Ataúd de Taremetchenbastet, impresionante pieza funeraria que deslumbrará a todos aquellos ojos fascinados por la cultura egipcia antigua.

Hispania Romana: sala de la exposición permanente del MAN.

 

Si te quedas con ganas de más museos, siempre puedes recordar artículos pasados nuestros, en los que hemos hablado de estas instituciones, como las Casas-Museo de Madrid, el Museo de las Colecciones Reales, la rehabilitación del Museo Arqueológico Nacional, los Museos ocultos de la capital o incluso un viaje al lejano Museo Egipcio del Cairo.

 

Imagen| Claustro del Centro del CarmenLa botella de Anís, Los enamorados (I), Claustro del Hospital de la Santa Cruz, Salón de baile del Museo Cerralbo, Santo Entierro, Casa Lis, Museo Arqueológico Nacional

RELACIONADOS