Patrimonio 


Un muro romano en el centro de Valencia

No hay mes que pase sin que la arqueología española nos deje nuevas noticias sobre yacimientos o descubrimientos de nuevo cuño, que no hacen más que engrosar el maravilloso patrimonio con que cuenta el país.

En esta ocasión nos vamos hasta las orillas del Turia, hasta Valencia. Las obras que se están realizando en el Palacio de Calatayud, en la calle Micalet, dependiente de la Consellería de Hacienda, han resultado ser un nuevo foco de arqueología urbana. Este hallazgo podría convertir este enclave en un centro turístico al nivel de l’Almoina.

Un muro romano en el centro de Valencia

El muro romano que se ha hallado conserva parte de su revestimiento de placas de mármol. Se cree que podrían provenir de la cantera local de Buixcarró. Este muro formaría parte del foro de Valentia, y estaría datado entorno al siglo I y II d. C. Tiene 2.25m de altura y el estado de conservación es realmente extraordinario.

Cabe recordar que la calle Micalet y el entorno de la Catedral es la zona de mayor interés arqueológico de la ciudad, como así puede comprobarse en el Museo Arqueológico de l’Almoina, donde se exhiben las ruinas de la ciudad fundacional, entre ellas una columnata del foro, las calles principales (cardo y decumano), las termas y otros edificios de época romana, islámica y visigoda. Uno de los grandes edificios del foro aún por descubrir es el templo. Los restos han aparecido a una profundidad próxima a los cuatro metros.

Perfil del muro

Por otra parte, se ha encontrado una fuente rodeada de tuberías cerámicas, parte de la canalización de suministro (quizás desde la Acequia de Rovella) y diversas estancias de un edificio de periodo islámico. Los estudios que van a realizarse a continuación serán para confirmar si este edificio pudo ser en origen un baño árabe, ya que habría constancia documental de ello. De ser así sería de los pocos edificios árabes con que cuenta la ciudad, ya que se fueron eliminando progresivamente tras la conquista cristiana de Valencia en el año 1238.

Además de estos nuevos y variados hallazgos, también se ha encontrado pavimento romano de época imperial, del mismo momento que el foro valentino del que hablábamos en párrafos anteriores. Lo más curioso han sido las inscripciones romanas que formaban parte de la cimentación de un muro de época califal (siglo X). La inscripción podría hacer referencia a los «veterani et veteres», es decir, sería una lápida honorífica.

 

Vía| Levante, La Vanguardia, Las provincias

Más información| Las canteras del Buixcarró y el marmor Saetabitanum, Wikipedia

Imágenes| La túnica de Neso, Valencia bonita

RELACIONADOS