Actualidad Jurídica 


Mundo Societario (II): Break Even Point o Punto de Equilibrio

Continuando con la saga de pequeños post dedicados a intentar desgranar conceptos y anglicismos utilizados en el ámbito societario y mercantil, en esta ocasión nuestro objetivo se va a centrar en la denominación de un factor de rentabilidad muy utilizado en países anglosajones y que poco a poco son más habituales escucharlos en ponencias, charlas e incluso en debates político-televisivos nocturnos, como es el punto de equilibrio económico de una empresa o Break Even Point (BEP).

#ActualidadQAH

A pesar de ser uno de los conceptos financieros más sencillos, lo cierto es que cuando se camufla con el término en inglés, su comprensión por el receptor puede generar confusión. Sin embargo, lejos de todo esto, debemos entender por BEP (“umbral de rentabilidad” o “punto muerto” en castellano) el punto de equilibrio en las cuentas de una compañía. Es decir, cuando una empresa entra en BEP quiere decir que ha alcanzado el umbral de rentabilidad, esto es, que los ingresos igualan a los costes (fijos y variables) y, a partir de ahí, la previsión es la entrada en beneficios.

Este análisis es fundamental para cualquier empresario, tomando mayor relevancia para startups o sociedades cuya actividad es cíclica, pues efectivamente su determinación es clave para conocer cuando alcanzaran el margen de beneficios frente a las perdidas y así poder definir o corregir la estrategia fijada.

Para su determinación, existen diversos tipos de análisis de BEP, por lo que proponemos hacer mención a los más utilizados en la práctica diaria, como son:

  • Cuenta de resultados (CCRR): Existen el punto muerto de margen bruto, de margen operativo y de beneficio antes de impuestos, aunque el más utilizado es el primero. Permite encontrar el nivel de producción o ventas para el que los ingresos igualan a los costes. Cuando éste no es posible, se realiza el cálculo del punto muerto operativo (margen operativo cero).
  • Cash-flow: Determina en qué momento la empresa iguala entradas y salidas de fondos. Es muy significativo para la política de financiación de la compañía y para fijar en qué medida ésta necesitará aumentar su apalancamiento (grado de endeudamiento en el que puede incurrir una empresa).

Otro de los aspectos por los que el BEP es uno de factores al que más acuden los analistas y expertos financieros, es por los ratios que de este pueden hallarse, entre ellos:

(i)                  Absorción de costes fijos: donde se determina el % de ventas que se requiere para cubrir los costes fijos (BEP/ventas x 100).

(ii)                Eficiencia comercial: refleja el % de ventas que podría ser reducido sin incurrir en pérdidas (ventas-BEP)/ventas x 100.

(iii)               Seguridad de los costes fijos/variables (FV): expresa el porcentaje máximo en el que podrían incrementarse los costes FV de la empresa sin entrar en pérdidas (beneficio/coste FV por unidad x 100).

Para finalizar, dando un enfoque práctico y de actualidad a esta serie de post teóricos, hace unos días hemos conocido una noticia sobre el fenómeno colaborativo de BlaBlaCar en la que el Director General de la firma en España y Portugal, afirmaba que la compañía está muy cercana al punto de equilibrio en sus divisiones de Francia y España, cubriendo casi en un 90% los costes con sus ventas, pero sin embargo debido a los fuertes procesos de implantación en otros mercados, a nivel global la compañía está muy lejos de este BEP, por lo que tendrán que seguir apoyándose en las aportaciones que hacen los inversores en sus fondos de inversión.

Vía| Noticia

Imagen| Break Even Point

RELACIONADOS