Actualidad Jurídica 


Mundo societario (I): ¿Qué es el Tag along y Drag along?

#ActualidadJuridica

#actualidadQAH

A raíz del reciente caso del preconcurso de Abengoa, se han publicado en nuestros medios de comunicación infinidad de artículos que (unos pretenden y otros consiguen) explicar con meridiana claridad las causas y consecuencias de la caída del gigante andaluz. Sin embargo, a veces olvida el autor, que dichos artículos la mayoría de las veces caen en manos de un lector lego en la materia, por lo que la utilización de conceptos jurídicos, anglicismos o expresiones del mundo del derecho dificulta o hace imposible la comprensión de los mismos.

De ahí es que, hayamos pensado que quizás sea interesante realizar una línea de post en el que se expliquen de la forma más sencilla posible, términos o conceptos que se utilizan a menudo en derecho mercantil, y que son muy frecuentes encontrarlos en artículos de contenido económico y financiero. Esta serie se denominará Mundo Societario y tendrá su primera entrega con el estudio de dos clausulas parasociales muy habituales: Tag along y Drag along.

Las cláusulas de Drag Along right (derecho de arrastre u obligación de venta conjunta) y Tag Along right (derecho de acompañamiento) son esenciales en cualquier Pacto de Socios de una mercantil y están orientadas en amplios términos a regular la desinversión en la sociedad y la posible salida de los socios de la misma.

En primer lugar, el Drag Along o derecho de arrastre, es una cláusula que tiene como finalidad o bien proteger la posible salida de un socio inversor dentro de la sociedad o bien para proteger la salida del socio mayoritario.

Esta cláusula opera en el momento que se recibe una oferta de un tercero dirigida a adquirir un número de acciones o participaciones sociales superior a la ostentada por el propio accionista teniendo como efecto que aquel socio mayoritario que desee aceptar la oferta, puedan obligar a los minoritarios, a vender también, es decir, a arrastrarlos a la transmisión con el objeto de poder el adquirente optar a la totalidad de las acciones o participaciones de la mercantil que se pretende adquirir.

En el supuesto del socio mayoritario esta cláusula sirve para garantizar que puede negociar la venta de la totalidad de la sociedad y que ningún socio minoritario puede negarse y dificultar la venta.

El contenido de la cláusula puede ser más o menos extenso, pero algunos puntos clave que tienen que introducirse son (i) el período de ejercicio del derecho, (ii) el precio mínimo por el cual los socios están obligados a vender (precio fijado previamente o como resultado de aplicar una fórmula), (iii) opción del resto de socios de igualar la oferta y (iv) cláusulas de penalización en caso de incumplimiento.

Al contrario del derecho anterior, el Tag Along o derecho de acompañamiento se encarga de la protección de los socios minoritarios dentro de la sociedad.

En el supuesto de que un tercero realice una oferta de compra a uno de los socios por sus participaciones en la sociedad, el resto de socios podrán ofrecer al tercero en las mismas condiciones y términos sus propias participaciones. Por tanto, el tercero comprará el número de participaciones que inicialmente quería, pero de forma prorrateada a todos los socios que ejerciten este derecho.

Este derecho sirve para proteger a los socios minoritarios en caso de un posible cambio de control en la sociedad y facilitar así su desvinculación del proyecto. Sin embargo, a diferencia de la anterior, las cláusulas de acompañamiento, no son inscribibles en principio en el Registro Mercantil, por lo que deberán documentarse, en sede extraestatuaria y en forma de pactos parasociales.

Como vemos, ambas clausulas, son derechos distintos que protegen a grupos de socios diferentes por lo que su estudio es fundamental a la hora de asesorar las operaciones de adquisición de acciones o participaciones en función de la posición de mayoritario o minoritario que ostente uno u otro. Siendo así que resulta nuclear que contengan una redacción clara y precisa, a fin de evitar situaciones de inaplicabilidad y de posibles bloqueos en la toma de decisiones entre socios.

Para concluir, haciendo una breve reflexión personal sobre la semilla de este post y de los conceptos aquí explicados, en el caso Abengoa, muy presumiblemente la viabilidad de esta pase por la entrada en el accionariado de un socio industrial (llámese Ferrovial) que apueste por el mantenimiento de la actividad empresarial innovadora. Entrada que a buen seguro harán activar los mecanismos de acompañamiento o de arrastre, al menos en el caso de compraventa de acciones de las filiales del grupo.

Vía| Iuris legal

Imagen| imagen

RELACIONADOS