Historia 


Mujeres en la Historia (II): Juana la Galana

 

Juana la Galana

Juana la Galana de Francisco Javier Galán

Nos situamos en el contexto de la invasión napoleónica de la Península Ibérica y la consiguiente Guerra de Independencia española (1808-1814), y más concretamente, en la antesala de la Batalla de Bailén. El 6 de Junio de 1808, la población de la villa manchega de Valdepeñas, de no más de 3000 habitantes, ofreció una gran resistencia frente a las tropas francesas al mando del general Ligier-Belair. Los valdepeñeros y valdepeñeras, ayudados de las armas, si se pueden llamar así, de defensa más rudimentarias retrasaron la llegada de las tropas napoleónicas a Bailén posibilitando el triunfo del General Castaños. Sobresalen en este episodio histórico numerosos guerrilleros valdepeñeros como El Cura calao, Francisco Abad Moreno Chalecho, La Fraila y nuestra protagonista de Mujeres en la Historia: Juana la Galana.

Juana María Galán y Heredia nació en Valdepeñas en 1787. El día mencionado anteriormente, 6 de Junio de 1808, salió a la puerta de su casa, porra en mano y dispuesta a matar a cuanto soldado francés cayese del caballo ante ella. Cuando tuvieron lugar estos hechos sólo contaba con la edad de 20 años. Formó parte de la Junta de Defensa que se estableció en la villa y que proliferaron en muchas otras localidades de España. Su misión en esta Junta era la de preparar al resto de mujeres de la localidad para que lanzase aceite y agua hirviendo desde las ventanas de sus casas a las tropas enemigas. Por su valentía y arrojo recibió el apodo de La Galana.

Valdepeñas, villa vitivinícola por excelencia, ocupaba una posición

Batalla de Valdepeñas, 6 de Junio de 1808

Batalla de Valdepeñas, 6 de Junio de 1808

estratégica durante la Guerra de Independencia al situarse en la mitad del Camino Real que iba de Madrid a Córdoba y Jaén. Por ello, el paso de las tropas francesas por la localidad era clave. Ante la fuerte resistencia ofrecida, el general francés ordenó prender fuego al pueblo y situó un pelotón a las entradas del mismo para fusilar a aquellos que huyesen de las llamas. La imposibilidad de cruzar la villa, de someter al pueblo y las numerosas bajas que ya sufrían ambos bandos llevó a que Ligier-Belair y el alcalde de Valdepeñas acordaran la paz: las tropas no cruzarían la villa y el pueblo suministraría víveres por un día a cambio.

Juana Galán se casó en 1810 y tuvo dos hijas. A causa del último parto falleció el 2 de Septiembre de 1812, coincidiendo con la declaración de La Mancha liberada de las tropas napoleónicas a consecuencia de la entrada triunfal de Chaleco en Valdepeñas. Este valerosa mujer se ha erigido como símbolo histórico de resistencia, heroicidad, fortaleza y patriotismo. Cómo sucede alrededor de todo personaje célebre, surgen alrededor de la figura de Juana la Galana una serie de leyendas, por ejemplo, se ha especulado acerca de un posible enfrentamiento con Agustina de Aragón, ya que esta perteneció a la partida de Chaleco en 1810. Se le presupone cierta demencia tras la Batalla de Valdepeñas (1808) y popularmente se le atribuyó un romance con el ya mencionado Chaleco.

Vía| Héroes del Seis de Junio, Batalla de Valdepeñas

Más información| ASENSIO RUBIO, F., Chaleco, 2009

Imagen| Juana la GalanaBatalla de Valdepeñas

En QAH| Mujeres en la historia (I): Catalina II de Rusia o Catalina la GrandeEl pueblo en armas: la guerra de guerrillas (1808-1814)

RELACIONADOS