Cultura y Sociedad, Política 


Mujeres empoderadas: Oprah Winfrey

En días donde parecía crecer el pesimismo en la escena global, con dirigentes políticos cada vez más mezquinos, aislacionistas, sin una visión innovadora, surgió un hecho de esos que los analistas no pueden predecir. Una figura con un gran reconocimiento público y prestigio que alzó su voz en uno de los mayores hitos de estos últimos tiempos: #MeToo y #TimesUp, movimiento de mujeres que denuncia el acoso sexual en el ámbito laboral, especialmente en el mundo del espectáculo, Hollywood.

En ese contexto, Oprah Winfrey, la famosa conductora de televisión norteamericana que cuenta con más de 41 millones de seguidores en Twitter y cuya voz es escuchada siempre con mucha atención por la prensa y la dirigencia política de los Estados Unidos, alzó su voz con un discurso que refleja el empoderamiento de la mujer en estos tiempos.

Que la mujer sea escuchada y tenida en cuenta por su formación profesional, idoneidad y visión ha sido y es el anhelo de muchas magníficas mujeres. Sin estereotipos, objetivaciones, ni masculinización de la mujer. El discurso de Oprah fue un claro ejemplo de ello, por ese motivo fue tan profundo y motivador, porque fue al núcleo de lo que muchas mujeres en todo el mundo están pidiendo. Refleja a la mujer en su esencia, con convicción, audacia, elocuencia, visión a largo plazo, sensibilidad y fuerza interior.

La lucha del movimiento afroamericano en los Estados Unidos hizo que fuertes liderazgos surgieran en su seno, como Martin Luther King Jr. o Barack Obama. Y, en el caso de las mujeres, esa formación de liderazgos está saliendo más a la escena pública con Michelle Obama y Oprah Winfrey. Dos mujeres que perfectamente tienen la capacidad, formación y liderazgo necesarios para conducir a la principal potencia mundial.

La entrega de los premios Globo de Oro, ha permitido mostrar una faceta política de Oprah, el público ahora tiene ante si una candidata impensada.

Tal vez sea la futura Presidenta de los Estados Unidos, o quizás ese no sea su lugar en la historia, pero lo que sin duda su discurso reflejó es que las mujeres se están dando cuenta y reaccionando del poder que tienen. Cada una desde su lugar, su comunidad, su trabajo, su familia, su entorno, puede hacer la diferencia y liderar la transformación cultural y política que nos permita pensar el mundo de otra manera.

Aún quedan muchas revoluciones por hacer, muchos ámbitos donde empoderar a la mujer, pero indudablemente estos pasos muestran que algo nuevo esta surgiendo.

* Imagen|Theintercept
* En QAH| Feminismo

RELACIONADOS