Patrimonio 


Mujeres en el arte pop español (III): Ángela García Codoñer

La artista Ángela García Codoñer (Fig. 1) perteneció al ámbito valenciano, pero no participó en ninguna agrupación colectiva de artistas como  Ana Peters e Isabel Oliver. Ésta también volcó sus posiciones feministas en el arte pop y en el contexto del tardofranquismo donde los concursos de misses empiezan a copar buena parte del panorama social del momento. En este  momento sobre la objetualización del cuerpo de la mujer será en el que germinen algunas de las propuestas de esta artista.

Fig. 1. Ángela García Codoñer en su estudio en 1979.

Fig. 1. Ángela García Codoñer en su estudio en 1979.

Ángela García Codoñer estudió en Valencia durante los últimos años de los sesenta. Con un bagaje cultural como es el de haber leído el cómic Azucena de pequeña, y como se verá éste estará presente de un modo u otro en alguna de sus obras. Otra de sus fuentes fue la revista Triunfo. Además como muchos otros artistas de la época reconoce haber viajado y que conoció las propuestas del arte pop que se estaban haciendo en otras partes de Europa. En concreto, algunos como Andy Warhol, Mel Ramos, Lichtenstein, Oldenburg o Wesselman, que pudo conocer en un viaje en 1968. Aunque se ha considerado a esta artista como una de las principales precursoras del arte de propuestas feministas en España, hay que tener en cuenta en perspectiva que era una de las pocas que estaba tratando este tema. La artista ha confesado posteriormente en entrevistas que le interesaban Tom Wesselman y Claes Oldenburg, especialmente pero no por sus temáticas si no por su recursos estilísticos.

El trabajo que mejor refleja esta cuestión de los concursos de misses en la España de la década de los años sesenta es su serie llamada Misses, que comenzó en 1974. La trayectoria profesional de esta artista comienza justo en este momento, en el cambio de dictadura a transición hacia una democracia. Se sabe que la artista conocía y se sabe deudora de Equipo Crónica y Equipo Realidad. Ángela García Codoñer le ha contado  en una de sus entrevistas a Isabel Tejeda Martín –una de las historiadoras que más está investigando sobre esta artista- que en aquel momento no había hombres feministas y que estaban más preocupados por luchar contra la dictadura y la cuestión del género no era algo prioritario en los discursos del arte en España. Pero para cuestiones tan normalizadas hoy en día sobre los derechos de la mujer, en los sesenta las mujeres se necesitaba el permiso de un hombre –marido, padre o hermano- para tener pasaporte, para trabajar, tener carnet de conducir entre otros muchos derechos que se han ido conquistando. Este es el contexto en el que Ángela García Codoñer plasma su arte, y la visión que tenía de la mujer en aquella época.

Fig. 2. Ángela García Codoñer. Recortable. Series Misses, 1974. Acrílico sobre tela.

Fig. 2. Ángela García Codoñer. Recortable. Series Misses, 1974. Acrílico sobre tela.

Por este motivo, la artista mezcla en su serie Misses (Fig. 2) la cuestión de los mecanismos de representación de las imágenes y su difusión en los medios de comunicación. Singularmente, lo que reflejaba era que la mujer solo podía estar en la esfera pública, por ejemplo, si participaba en estos certámenes de belleza, y, por tanto, solo era valorada por su físico. Estos concursos habían sido una de las críticas del denominado feminismo de la segunda ola, vigente en aquel momento. En esta práctica, la artista Ángela García está haciendo suya la máxima de este movimiento: “lo personal es político”.

Como bien señala la historiadora del arte Isabel Tejeda, los puntos más repetidos de esta artista en sus cuadros son Blanca nieves de Disney, Cenicienta, y el cómic Azucena. Tanto es así que en una de sus obras tomará la iconografía de Rosa Galcerán y los plasmará con la manipulación de la imagen por medios técnicos (Fig. 3) en su obra, un collage, Las hadas y el bordado. Como se ha comentado anteriormente, la artista señala en una entrevista que los niños de su época leían Hazañas Bélicas, mientras que las niñas de su época Azucena. Este cómic les enseñaba a ser “buenas, a soportar, a ser humildes y no ser pretenciosas. Tenías que ser estupenda para poderte casar”.

f3

Fig. 3. Ángela García Codoñer, Serie Misses, Las hadas y el bordado, 1974-5.

La artista Ángela García Codoñer plasma muchas de las cuestiones que se estaban tratando en este momento sobre la mujer y su situación dentro de la esfera pública. Se puede ver una evolución y una componente más crítico conforme van avanzando los años y es que el feminismo de la segunda ola llegaría a España con mucha más fuerza durante los setenta. Tanto es así que en 1975 se proclama el Año Internacional de la Mujer y en España se lleva a cabo una exposición La mujer en la cultura actual donde se trataría temas como la música, la literatura y las artes plásticas. Las artistas que estuvieron presentes serían Juana Francés y Paz Muro que tenía un comente de crítica feminista muy alto en sus propuestas que aceptó participar en el último momento. Sin embargo, no participaron ni Ángela García Codoñer, ni Ana Peters, y tampoco Isabel Oliver. Las teorías de género no habían hecho más que empezar a confluir en el arte en los años 60-70, y desde este tiempo estarán presente en muchas artistas y también en las siguientes generaciones de artistas españolas. La vía explorada por Ángela García Codoñer y su crítica a la representación machista de la mujer seguirá presente hasta la actualidad en muchas otras artistas.

 

Vía: TEJEDA MARTIN, I.“Ángela García y la pintura feminista de los años 70 en España. Del tuyyo al yo”. Ángela García Codoñer. Punto y Seguido. Cat. exp. Valencia, 2004.  MAYAYO, P, y MARZO, J., Arte en España 1939-2015, ideas, prácticas, políticas, Madrid, Cátedra, 2015

Más información: Entrevista TATE a Ángela García Codoñer

Imagen: Ángela García codoñer en su estudio, Recortable, las hadas y el bordado.

En QAH: Mujeres en el arte pop español (I): Ana Peters, Mujeres en el arte pop español (II): Isabel Oliver

RELACIONADOS