Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Muerte en la estepa: Las momias rusas

Detalle del hombro tatauado de una de las momias Pazyrik.

Detalle del hombro tatuado de una de las momias Pazyrik.

Rusia esconde innumerables secretos y tesoros, lo cual no solo viene propiciado por su vastedad, si no por haber sido, a través de la historia, lugar de paso para incontables pueblos, nexo de unión entre dos mundos extremos, y asiento de rutas comerciales. Es en uno de sus remotos parajes donde dejaron huella, durante la Edad del Hierro, unos pobladores que se enterraban en grandes túmulos de tierra (kurganes) construidos con una cámara de madera en su interior.

Y como otras tantas veces, las excepcionales condiciones de su emplazamiento, en torno al valle de Pazyrik, región de Altai, han propiciado la conservación de los cadáveres que éstos contenían. La clave está en la capa de hielo o permafrost que recubre los niveles superficiales de las regiones de tundra, ya que permite la preservación de los enterramientos en estado de congelación. Y llevan allí entre 2.600 y 2.300 años.

Desde 1920 los kurganes han proporcionado al registro arqueológico mucho más que cuerpos incorruptos. Lo normal es hallar una enorme variedad de objetos orgánicos que no sobreviven en otros contextos: estamos hablando de sedas chinas, alfombras de pelo, colgantes de fieltro, semillas de cáñamo, sillas de montar completas y los cadáveres de caballos, el animal preferido de los que aquí se enterraban. No hay que olvidar que sepulturas de tal calibre sólo estaban al alcance de la mano de una elite, los príncipes-jinetes de la cultura Pazyrik, nómadas emparentados con la las tribus escitas que por esas mismas fechas rondaban las estepas más occidentales de la actual Rusia.

Representación de los tatuajes realizados sobre el cuerpo de un guerrero.

Representación de los tatuajes realizados sobre el cuerpo de un guerrero.

Sin embargo, en esta excepcional ventana directa al pasado, lo que más ha llamado la atención es la forma en que esa aristocracia decoraba sus cuerpos. En muchos de los cadáveres la piel se nos muestra tatuada con estilizados trazos figurativos, de un color azul intenso, que cubrían los brazos, hombros y piernas a base de representaciones de animales y criaturas míticas. Los especialistas creen que la función de tales marcas no era sólo adornar, sino proporcionar una serie de cualidades mágicas y protectoras a sus portadores. Yo añadiría la capacidad de tales dibujos para transmitir la pertenencia a un grupo tribal y, cómo no, la de propiciar el terror en combate o la distinción entre clases sociales.

Pero no todo iba a ser maravilloso y espectacular. El problema reside en que para la conservación de los cuerpos y su material asociado debe ser reproducido su ambiente de congelación o, en su defecto, tratar los cadáveres y restos orgánicos con productos químicos que impidan una rápida descomposición. Famoso es el caso de la momia llamada Dama del Hielo (siglo V a.C.), descubierta en 1993 por arqueólogos rusos que no tuvieron en cuenta estos detalles y echaron a perder en pocos días los tejidos del cadáver y la telas que le acompañaban, con la consiguiente desaparición de datos irrecuperables.

Detalle de la momia de un jinete Pazyrik con un caballo tatuado.

Detalle de la momia de un jinete Pazyrik con un caballo tatuado.

Además, sobre los túmulos se abate otro fantasma: el registro arqueológico, formado en el suelo, mantiene una estrecha simbiosis con nuestro medio ambiente. La subida de la temperatura global dentro del proceso de cambio climático ha hecho que el permafrost de la tundra retroceda a pasos agigantados en dirección a los casquetes polares y zonas glaciares. Como resultado muchos de esos túmulos no aportarán el rico material que antes proporcionaban, mientras el estado ruso es incapaz de preservar un lugar con la categoría de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Al pastel hay que añadir una pizca de saqueo ilegal. Vemos, desde la distancia y una vez más, con ojos tristes, cómo la distinción de determinados sitios con un alto rango de supuesta protección, conlleva de todo menos la conservación de los mismos.

 

 

Más información| Terraeantiqvae

Imagen| Detalle del brazo de una momia, Representación de tatuajes de un guerrero, Momia de un jinete.

En QAH| Muerte en las ciénagas: Las momias europeas.

RELACIONADOS