Cultura y Sociedad 


Consternación en el mundo del ballet clásico

Recordamos a Maya Plisétskaya, la perfección del siglo XX que ha perdurado en el siglo XXI hasta hace unos pocos días dentro del ballet clásico.

De nacionalidad hispano rusa, su padre fue ingeniero de minas ejecutado por Stalin y su madre actriz. Ambos fueron exiliados por pertenecer a una religión que en aquel momento era más bien un problema.  Comenzó, lo que posteriormente sería su carrera profesional, a los tres años.

Comienza sus estudios de danza en la prestigiosa Escuela de Moscú y se gradúa a los nueve años por la Escuela de Bolshoi. Entra así en el Ballet Bolshoi conquistando, con dieciocho años, el puesto de primera bailarina, debutando con una de las interpretaciones más exquisitas jamás realizadas y la cuál ha sido objeto de imitación por alcanzar su perfección, la de “la muerte del cisne”.

La muerte del cisne.

La muerte del cisne de Maya Pliséstkaya

Intérprete de personajes tan conocidos como Kitri “Don Quijote”, Laurencia, Ana Karenina, Carmen, entre otros muchos otros.

Por tener un estilo propio e inconfundible encima de los escenarios, reiterado una y otra vez en la interpretación de todos sus papeles y sobre todo, en las más de 800 veces que ha realizado la actuación del “Lago de los Cisnes”, es conocida como “la reina del aire”.

Verla bailar hacía que hasta el más ignorante sobre ballet pudiese sentir lo que una bailarina siente al subirse a sus puntas. Su belleza en cada movimiento, la delicadeza de cada Port de bras, su fuerza en los grandes saltos y su elegancia sobre el escenario conseguía que algo tan complicado y técnico como el ballet clásico, pareciese tan sencillo como caminar.

Directora artística del Ballet de la Ópera de Roma y del Ballet Nacional de Madrid durante la década de los ochenta, fue en 1990 cuando decide retirarse del Bolshoi.

Amante de España y de su cultura, considerando la danza española como la mejor llegando a admitir en alguna entrevista que “todo lo demás era como infantil”. Se le concede la nacionalidad española en el año 1993.

Fue la fundadora del Ballet Imperial Ruso en 1994. Ha sido premiada, entre otros, con el Premio Honorífico de la URSS, Ana Pavlova de París, La Medalla de Oro de las Artes de España, El Premio Príncipe de Asturias, donde esta escritora tuvo el gran placer de verla llenar el escenario con cada movimiento, así como haber alcanzado el mayor título y honor posible dentro del mundo del ballet, “Prima Ballerina assoluta”.

La grande de las grandes se ha ido de los escenarios definitivamente, pero siempre quedará algo de ella en cada bailarina y un bello recuerdo en cada amante del ballet.

 

 

http://https://youtu.be/sZnNnGidYVs

 

Vía|Danza Ballet

Más Información| Danza Ballet, Mágicas RuinasMujeres que Hacen La Historia

Imagen| La muerte del cisne de Maya Plisétskaya

Vídeo| YouTube: Muerte del cisne – The death of the swan

RELACIONADOS