Jurídico 


Mucha tensión y poca competencia

Una subida de tensiónUna subida de tensión y crispación. Eso es lo que ha provocado que el Gobierno decidiera anular la subasta energética. Una tensión que se desprende del desencuentro entre las principales eléctricas y el gobierno. Y es que al parecer la decisión del Gobierno de cómo abordar el déficit tarifario no ha sido bien recibida por parte de las eléctricas. Un 11% de subida en el recibo de la luz hubiera sido demasiado para los consumidores y usuarios, además de suponer un aumento del descontento social. Es por eso que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) decidió anular la subasta energética trimestral de diciembre, presentando un informe donde recoge las razones de la anulación, a la vez que abrió una investigación del mecanismo de subasta eléctrica. Vamos a ver como se forma la tarifa de la luz y cuál es el problema

Para empezar hay que explicar que el precio de la electricidad se compone de una parte fija y otra variable.  La parte fija supone un 60% y es decisión del gobierno. La misma se establece en función de una deuda que hemos contraído como consecuencia de la construcción de una serie de instalaciones y centrales eléctricas, que ofrecen mucha más energía que la que consumimos, y que no pueden cerrarse ya que cuesta más que pagar esa sobreproducción. Es por ello que el gobierno, quien avaló la construcción de dichas centrales, ahora tiene que seguir pagando la amortización de dichos bienes y comprando ese exceso de energía que no consumimos. De ahí que de los Presupuestos Generales del Estado se hayan quitado 3.600 millones de euros, que pagaremos durante un periodo de 15 años. Quizás las eléctricas hubieran preferido que lo pagáramos de golpe, y que el peaje subiera entre el 11- 14 %, pero  el gobierno ha reculado a tiempo, aplicando un 2% de momento.

El 40% restante del precio de la luz, se fija por subasta. Concretamente hay una subasta diaria y otra trimestral, las cuales están directamente relacionadas. La subasta diaria es un mercado electrónico (www.omie.es) donde se cruzan la demanda y la oferta de quienes generan la electricidad y quienes la comercializan. Pero es aquí donde salta la alarma, porque quienes controlan este mercado son unas pocas eléctricas (Endesa, Gas Natural, Iberdrola, Galp, E-on, básicamente) que representan un 80% de la parte de los generadores (oferta) y un 90% de comercializadores (demanda) quienes compran la energía para luego venderla a clientes finales. Con esos porcentajes es muy fácil manipular la subasta y perjudicar a ese 10% y/o 20% que no son ellos.  Por su parte en la subasta trimestral intervienen las mismas eléctricas y otros agentes financieros. Estos últimos son intermediarios que negocian con el Gobierno y les venden la electricidad a un precio de kilovatio/hora estimado por ellos mismos y siempre al alza. Por ejemplo, venden el Kw/h a 36euros al Gobierno, y al cerrar el acuerdo acuden a las que venden la energía y lo compran siempre a un precio inferior, algo menos de 36 euros el Kw/h. Con lo que están provocando que el precio de la luz en Kw/h aumente unos euros, sin ninguna razón puesto que debería ser el propio Gobierno quien comprara la luz directamente a las eléctricas.

Conociendo como se forma el precio de la luz, comprender lo que ha pasado estos días es más fácil. El gobierno pretendía subir la luz en su parte regulada tan solo un 2%, y al parecer las eléctricas han hecho todo lo posible para que ese 40% de la parte de la luz que se fija en el mercado se incremente lo máximo posible. Tal ese así, que la subasta anulada suponía un incremento del precio de la luz de un 26%. A tal incremento, se le ha tratado de buscar la razón en que la oferta era inferior a otras veces, por circunstancias ajenas a la voluntad de las generadoras. Pero lo cierto es que aunque había menos oferta, tampoco era tanta la diferencia con respecto a las anteriores ocasiones, como para explicar un incremento del 26%.

La CNMC recoge en su informe que la oferta era inferior al de otras subastas y que la misma  se desarrollo “en un entorno de insuficiente presión competitiva” y “bajo circunstancias atípicas”. Aunque el informe no hace referencia a posibles delitos contra la libre competencia, no olvidemos, que la CNMC interviene cuando una serie de empresas pacta el precio en un mercado, pero no porque haya poca oferta. La CNMC seguirá con su investigación, y pudiera llegar a la conclusión de que el sistema de subastas donde se fija el precio de la luz está mal diseñado, y que es un instrumento para que las eléctricas pacten ilegalmente los precios. Si llegara a esta conclusión, habría que anular todas las subastas que ha habido hasta el momento y establecer un nuevo sistema que fije los precios. Y por otro lado, se debería compensar a los consumidores y usuarios por haber sufrido el engaño del sistema de subasta durante todo este tiempo.

Vía | La CNMC anula la subasta de la luz de diciembre

Mas Informacion| El informe de la CNMC sobre la anulación de la subasta

Imagen | Una subida de tensión

En QAH | ¿Oligopolio eléctrico?, introducción (I)

En Youtube | La subasta eléctrica a examen

RELACIONADOS