Economía y Empresa 


“Moon shots for management” – El nuevo paradigma de gestión

Moon shots for management – El nuevo paradigma de gestión

En mayo del 2008, la US National Academy of Engineering invitó a un grupo de académicos, CEOs e inversores  con la intención de debatir y profundizar los principios sobre los que deben basarse la gestión y el liderazgo en las organizaciones empresariales para adaptarse a las necesidades y retos que presenta la realidad cambiante de siglo XXI.

El grupo concluyó un listado de metas a alcanzar para hacer efectivo un nuevo paradigma de management, coherente y conforme con la evolución del pensamiento en occidente y nuestra particular concepción actual del mundo, lo cual implica  el paso de una lucha por la conquista y explotación masiva de los recursos y materias primas como principal ventaja competitiva y motor del éxito de empresas y naciones, a la búsqueda del equilibrio y la sostenibilidad a largo plazo entre producción y recursos (incluidas las personas), habiéndose superado los principios, políticas y prácticas de la era industrial. Los impactos de este nuevo planteamiento trascienden el ámbito puramente productivo, habiéndose convertido en parte de la cultura y los valores de las nuevas generaciones, alcanzando la categoría de demanda social.

Los tres primeros elementos de este listado están directamente relacionados con esta nueva filosofía. Proponen una empresa basada en la confianza y la transparencia en las relaciones y comunicaciones como pilar principal de desarrollo, así como de regulación y control. Frente al cambio constante del entorno, proponen apostar por la innovación, la creatividad, la desagregación y la autonomía, con el objetivo de potenciar la adaptabilidad al cambio dentro de una estructura “natural”, sistémica. Consecuentemente, la estructura jerárquica y el papel de los mandos habrán de soportar profundas modificaciones.

Se apuesta por el fomento del consenso y la convergencia, por generar compromiso e involucrar a los colaboradores. La dirección habrá de tener altas aspiraciones, fines trascendentes, e inspirar a toda la estructura mediante prácticas y políticas “humanizadas”, que comprendan la delegación de responsabilidades y la autoridad para la toma de decisiones. Sin embargo, el mayor reto es la búsqueda de sinergias y colaboraciones, ya no dentro de las compañías, sino fuera, dentro del sector y en el entorno que las rodea.

La implantación de estas políticas en las compañías actuales será compleja. No sólo han de superarse las prácticas y concepciones heredadas, sino que cada organización es un micro ecosistema en sí misma, influido por el tamaño y estructura empresarial, sus actividades, el sector, si compiten en mercados maduros o en crecimiento, etc.

No obstante, desde el diagnóstico de filósofos y pensadores contemporáneos, hasta la aparición en la práctica de indicios que ponen de manifiesto la existencia de esta nueva demanda social, la adopción de esta cultura empresarial y la puesta en marcha de sus prácticas responden a un caso claro del dicho “renovarse o morir”.

Vía| Harvard Business Review

Imagen| Moon shots

En QAH| ¿De qué se componen mayoritariamente las Operaciones de Inversión?

RELACIONADOS