Cultura y Sociedad 


MOOC: Una nueva forma de aprender

 

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquéllos que no sepan leer y escribir, sino aquéllos que no sepan aprender, desaprender y reaprender” (Herbert Gerjuoy, citado por Alvin Toffler en “El Shock del Futuro”)

¿La educación del futuro?

¿La educación del futuro?

El siglo XXI ha supuesto una auténtica revolución en lo que a acceso y disponibilidad de información se refiere. El boom de internet ha posibilitado que con un solo click se pueda acceder a una cantidad masiva de conocimiento. La educación no se ha quedado atrás en este sentido. Si bien es cierto que los sistemas educativos actuales siguen sin ser reformados (su estructura sigue siendo en esencia la misma que cuando se crearon, a mediados del siglo XIX, y el mundo algo ha cambiado desde entonces), internet ha ayudado paralelamente a que podamos tener conocimientos casi de cualquier materia y en cualquier momento. El ejemplo más claro son los llamados MOOC (Massive Online Open Course). Pero, ¿qué son? ¿son un complemento a la educación en la universidad o pueden llegar a sustituirla?

Los MOOC son básicamente la evolución de la educación abierta en internet. Existen unas características que debe tener cualquier MOOC para que sea considerado como tal:

  • No tener limitación en las matriculaciones, teniendo un alcance global.
  • Poder ser seguido online, no requiriendo la presencia en un aula.
  • Carácter abierto y gratuito.

Aunque se considera a David Wiley como el primer autor de un MOOC, llevado a cabo en la universidad de Utah en agosto de 2007, quienes dieron el verdadero impulso a este tipo de educación fueron Sebastian Thrun (posterior fundador de Udacity) y Peter Norvig, dos profesores de la universidad de Stanford, con un curso sobre inteligencia artificial que llegó a la cifra de 160.000 matriculados, finalizando el mismo 40.000. Dado el tremendo éxito que obtuvo, se creó la plataforma virtual Coursera, teniendo el apoyo en 2013 de hasta 62 universidades en todo el mundo, ofreciendo cursos en inglés, español, francés, chino e italiano.

Otras universidades se han unido al fenómeno MOOC. Harvard y el MIT, por ejemplo, fundaron edX. No sólo los MOOC son coto privado del mundo anglosajón. En el mundo de habla hispana también han aparecido diversos cursos, como UNIMOOC AEMPRENDE, creado por el Instituto de Economía Internacional de la Universidad de Alicante con la participación de distintas organizaciones y empresas. También nos encontramos con Miríadax, creado por profesores de universidades iberoamericanas que forman parte de la red Universia, promovido por el Banco Santander y Telefónica.

Una de las peculiaridades que ofrece estos cursos es la posibilidad que tienen los usuarios de elegir ellos mismos la educación que van a recibir,  no teniendo que ceñirse de forma exclusiva a un programa de una carrera determinado, sino que existe tal flexibilidad que es el propio interesado el que determina qué curso le puede beneficiar, basándose en sus propias inquietudes o en las utilidades que le puede reportar en un momento determinado.

Las nuevas tecnologías han podido realizar lo que hasta hace poco parecía una quimera. Internet ha conseguido que tengamos a nuestra disposición casi toda la información que nos rodea, pudiendo nutrirnos y enfocarnos en lo que más nos apetece, no teniendo la limitación de tener que comprar este o aquel libro para poder ampliar nuestro marco de conocimientos. Con los MOOC se da un paso más, pudiendo acceder a diferentes contenidos que se ofrecen en las mejores universidades del mundo de forma gratuita. Ya podemos aseverar sin temor a equivocarnos que está al alcance de cualquiera estudiar en Harvard o en Stanford (al menos una asignatura).

 

Vía| MOOC 

Más información| elconfidencial, wikipedia

Imagen| MOOC

Vídeo| YouTube: Qué es un MOOC

 

 

 

RELACIONADOS