Cultura y Sociedad, Historia 


Mont Saint Michel: maravilla de Occidente

 

Situado en la antigua provincia francesa de Normandía, al noroeste del país, se encuentra el Mont Saint Michel, catalogado como “Grand Site National” de Francia y como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La primera sensación que nos da cuando lo contemplamos es que el mar va a tragárselo de un momento a otro…

mont saint michel

Con miles de años de historia, este espectacular enclave ha sido modelado por la fe, el valor de los hombres y los elementos. Se trata de una abadía dedicada al arcángel San Miguel (Saint Michel), tratándose de uno de los sitios más visitados de Francia, debido a su arquitectura que desafía las leyes de la naturaleza. El islote tiene una superficie de unas 280 hectáreas, y el peñasco alcanza los 92 metros de altitud. En la cumbre de la iglesia se encuentra la estatua del arcángel, a unos 170 metros de la orilla.

En cuanto a los orígenes de la abadía, cuenta la leyenda que San Miguel se le apareció tres veces a un obispo de Avranches llamado Aubert, ordenándole construir un santuario sobre el monte… Así, es en el año 708 cuando comienza a rendírsele culto al arcángel, convirtiéndose en uno de los sitios de peregrinaje más importantes de la Edad Media. En el año 966 los benedictinos se instalan en el Monte por orden del duque normando Richard y comienzan la construcción de la abadía.

Además de la abadía, existen otros monumentos en la roca, todos ellos históricos: La catedral de Notre-Dame-sous-Terre, la Iglesia Parroquial de San Pedro (al principio era la verdadera iglesia de los habitantes de la montaña), la Capilla de San Aubert y por último la Fuente de San Aubert.

Gracias a sus fuertes mareas, que hicieron que durante muchos siglos el único modo de acceder fuera por vía terrestre, el Mont Saint Michel se mantuvo durante la Guerra de los Cien Años como una fortaleza inexpugnable, siendo los ingleses incapaces de conquistarlo. El papel del Monte durante esta época fue tan importante, que incluso llegó a convertirse en un símbolo nacional.

Durante la Revolución Francesa, los benedictinos abandonan la abadía. Comienza a utilizarse la misma como prisión, siendo encarcelados más de 300 sacerdotes que se oponían a la nueva constitución civil del clero. Finalmente, en 1863 se cierra la prisión por orden de un decreto imperial de Napoleón III.

Es en 1874 que es declarado Monumento histórico por el Estado francés, siendo ocupado de nuevo por monjes benedictinos en 1969, en 1979 es declarado Patrimonio de la Humanidad y en la actualidad recibe más de tres millones y medio de visitantes por año, atraídos por su innegable valor espiritual, cultural y turístico.

Vía| Monuments nationaux France

Más información| Unesco

Imagen| Mont Saint Michel  Photos

 

RELACIONADOS