Jurídico 


Modos de eliminación extrajudicial de controversias (I): Mediación y conciliación

Las controversias jurídicas generalmente se eliminan judicialmente a través de la presentación de una demanda ante el juzgado o tribunal correspondiente. Sin embargo, existen tres institutos o medios alternativos al proceso para la resolución de controversias: Mediación, Conciliación y Arbitraje.

(I)            La mediación es un procedimiento informal y privado de solución de diferencias, una fórmula extraprocesal recientemente regulada por la Ley 5/2012 de 6 de julio de mediación en asuntos civiles y mercantiles (RD-Ley 5/2012 de 5 de marzo) que traspone la Directiva 2008/52 CE.

Las notas características de este instituto son la voluntariedad, la libre decisión de las partes, la agilización y el bajo coste y la intervención activa del mediador siempre orientada a la solución de controversias, el cual debe tener una buena formación para ofrecer una garantía inequívoca a las partes por la responsabilidad civil en que pudiese incurrir. Por otro lado el acuerdo de mediación equivale a un título ejecutivo cuya ejecución puede instarse directamenteante a los tribunales.

La regulación de la mediación se ha modificado por la Ley 5/2012

Puede iniciarse de mutuo acuerdo o por una de las partes en cumplimiento de un pacto de sometimiento; y concluye (a) por haberse alcanzado un acuerdo, o (b) sin acuerdo (i) por voluntad de las partes, (ii) por expirar el tiempo acordado o (iii) por justificarse que las posturas son irreconciliables.

Anteriormente la mediación se establecía como requisito para acudir a determinados procesos (reclamaciones de cantidad), pero actualmente es completamente voluntaria, lo que ha supuesto la modificación de la LEC en varios aspectos.

Una novedad importantísima es que produce la suspensión de la prescripción (no la interrupción) y de la caducidad de la acción (modificando uno de los caracteres generales de la caducidad). Además, mientras la mediación se tramita, no pueden interponerse acciones judiciales o extrajudiciales sobre el objeto de la misma.

(II)          La conciliación tiene por objeto evitar la provocación de un pleito aproximando las posturas de los posibles futuros litigantes y promoviendo la consecución de una acuerdo entre ellos (autocomposición de diferencias).

La conciliación está a la espera de la aprobación de una Ley de Jurisdicción voliuntaria

Frente a la conciliación judicial de la audiencia previa de cualquier proceso, nos referimos aquí a la preprocesal. En espera de la aprobación de una Ley de jurisdicción voluntaria, se regula en los artículos 460 a 480 de la LEC 1881 modificados parcialmente por la Ley 13/2009. Están excluidas de la conciliación las controversias que ventilen derechos indisponibles para las partes, aquellas en las que estén interesados Estado, CCAA, y Admón. Pública; menores e incapacitados para la administración de sus bienes; responsabilidad civil contra jueces y magistrados; y materias no susceptibles de transacción ni compromiso (cfr. art. 1814 CC). La competencia corresponderá respectivamente al Secretario Judicial del JPI y al Juez de Paz del domicilio del “demandado”. Como característica importante, la papeleta de conciliación interrumpe la prescripción y lleva aparejada ejecución.

Queda por ver si la Ley 5/2012 supondrá efectivamente un impulso del instituto y si pasará lo mismo con la conciliación cuando se apruebe la Ley de jurisdicción voluntaria.

Vía| Noticias jurídicas mediación, Noticias jurídicas conciliación

Más información| Diario Jurídico (Reflexiones I a IV), Diario Jurídico (Reflexiones V a XIII)

Imagen| Destacada, mediación, conciliación

 

RELACIONADOS