Jurídico 


Modificación de la Ley Concursal (II): Simplificación del concurso

En un artículo anterior hicimos referencia a la principal novedad establecidas por la Ley 38/2011; en este artículo vamos a centrarnos en una somera explicación de las restantes modificaciones operadas en la Ley 22/2003 de 9 de julio concursal.

La Ley 38/2011 de 11 de octubre ha resultado ser una reforma enormemente práctica

En su mayor parte son medidas establecidas para conseguir una sustancial simplificación del procedimiento. Se basan en la anticipación de la liquidación ofreciendo soluciones específicas en la fase común y en la fase de convenio; podemos referir brevemente las que siguen:

–       Fin de la distinción entre liquidación ordinaria y anticipada que permite un trámite más rápido del concurso si el deudor solicita la liquidación.

–       Impulso y regulación del procedimiento abreviado para casos con una lista de acreedores inferior a 50 y una estimación inicial de activo y pasivo inferior a 5 millones de euros.

–       Propuesta de convenio anticipado para evitar la fase de calificación si dicho convenio anticipado contiene una quita inferior a un tercio o una espera inferior a tres años.

–       Restricción de la posibilidad de celebrar una vista como reflejo de la opción preferente de tramitación escrita.

–       Posibilidad de acumular concursos ya declarados y de solicitar la declaración conjunta de concurso de varios deudores cuando sean cónyuges o exista entre ellos confusión de patrimonios. (cfr. aa. 25.2 y 25 bis Ley 22/2003).

–       Como curiosidad podemos referir que existe un régimen especial para las entidades deportivas participantes en competiciones oficiales que se encuentra regulado en la Disposición Adicional Segunda Bis.

–  Posibilidad de comunicación de créditos a los acreedores por vía electrónica  con al menos diez días de antelación desde la presentación del informe concursal al juez.

–   Calificación como créditos contra la masa de los nacidos tras la aprobación judicial del convenio en caso de apertura posterior de la liquidación, para favorecer así la concesión de crédito en fase de convenio.

Por otro lado la administración concursalpasa a estar integrada por un solo miembro, generalmente abogado en ejercicio y economista con 5 años de experiencia en la materia; si bien también podrá ser una persona jurídica y existen excepciones cuando el concursado sea una entidad de crédito, de seguros o una ESI. Esta administración podrá fijar  un orden de pagos para los créditos contra la masa para el caso de que ésta sea insuficiente.

Los créditos con socios y sociedades del grupo dejan de ser calificados como subordinados

Por último los créditos con socios o sociedades del grupo no derivados de préstamos dejan de ser calificados como créditos subordinados. Lo que a la larga podría dar lugar a un indirecto favorecimiento del fraude de Ley habida cuenta de que se puede facilitar así el encubrimiento de esos préstamos.

En definitiva, la reforma operada por la Ley 38/2011 se encarga de una serie de modificaciones que pretenden agilizar el procedimiento concursal a la vista de las deficiencias y dificultades que se desprendían de la legislación original; a la vez que actualizar la legislación española y adecuarla a la comunitaria. Podemos plantearnos si realmente son efectivas y si es previsible una nueva reforma en la materia.

 

Vía|Noticias jurídicas

Imagen|Concurso, Dinero

En QAH| Modificación de la Ley Concursal (I): Institutos preconcursalesEl Preconcurso en la nueva Ley Concursal 38/2011, El concurso de acreedores en España, ¿Qué es el concurso de acreedores?

RELACIONADOS