Historia 


Modernidad, la confusión de un término

La problemática del concepto de modernidad es amplia. Es una palabra usada tanto por historiadores cuyo objeto de estudio es un período de tiempo conocido como la Edad Moderna, es, además, un concepto filosófico que designa un período temporal distinto al historiográfico y que tienen unas características propias y, por último, es un concepto que también utilizamos para referirnos al presente o, en su defecto, al pasado más inmediato. En este breve artículo intentaremos delimitar cada acepción –al menos la historiográfica y la filosófica– para saber a qué hacemos referencia cuando usamos un término tan complejo y con tantas variantes.

La modernidad historiográfica es un concepto bastante sencillo de comprender. Cuando un historiador modernista se refiere a este concepto está haciendo referencia, siempre que el contexto no nos diga lo contrario, a un período histórico comprendido entre finales del siglo XV o el siglo XVI hasta el siglo XVIII o principios del siglo XIX. Delimitar este período histórico es una tarea de gran complejidad y con una gran problemática. Empezando porque nada en la Historia es abrupto. Ni un campesino de 1501 se despertó el 1 de enero pensando que había dejado atrás la Edad Media y que en ese nuevo siglo comenzaba una nueva época para la Historia ni el mayor revolucionario francés pensó que terminaba con tres siglos de Edad Moderna. Como toda creación historiográfica es mentira; es decir, es una creación anacrónica para sistematizar y estructurar la enseñanza de la Historia. La modernidad historiográfica engloba tres grandes movimientos culturales, que a su vez fueron utilizados para delimitar la historia en grupos más pequeños, que son el Renacimiento, el Barroco y la Ilustración. Este último será de gran importancia para el desarrollo de la acepción filosófica del término que tratamos, y que explicaremos a continuación.

Qué-es-modernidad-y-Postmodernidad

La globalización es una de las características que ha tenido el desarrollo de la modernidad, aunque su origen es anterior.

Viendo lo sencillo que supone la definición de la acepción histórica, dedicaremos unas pocas líneas más a la definición filosófica. Como todo término filosófico no es sencillo de explicar y menos aún en unas pocas frases. De primeras deberíamos matizar nuestra definición de concepto filosófico, pues surge no solamente de esta ciencia sino de su unión con la historia y la denominada filosofía de la Historia. El período que delimita este concepto abarca desde el siglo XVIII –y, por lo tanto, su Ilustración– hasta el siglo XX. El apogeo de esta mentalidad se alcanza en el siglo XIX. Ahora bien, ¿qué significa y defiende este concepto? “Somos descendientes directos del siglo XVIII”, una frase que ayuda sobre manera a comprender este concepto, expresada por Paul Hazard.

La modernidad defiende la herencia y persistencia de los valores de la Ilustración hasta nuestros días, al menos hasta la mitad del siglo pasado. Estos valores se fundamentan en dos aspectos fundamentales: la razón y la historia en progredio; es decir, según estas ideas, el desarrollo de la historia sería siempre ascendente, llevando al máximo la expresión de “hoy es mejor que ayer, pero peor que mañana”.

Hoy en día esta corriente se ha visto frenada e, incluso, contestada por la denominada postmodernidad. El Siglo del Terror, como denominan muchos autores al siglo XX, supuso un obstáculo para el pensamiento moderno que muchos no han superado. ¿Cómo es posible que la historia siempre sea en ascenso cuando el siglo XX ha sido el siglo de las guerras, de las muertes, de los genocidios…? Este hecho es el que ha provocado que las conciencias se remuevan y surjan nuevos pensamientos. Hoy en día, aunque seguimos siendo herederos de aquel lejano Siglo de las Luces, muchos de sus valores se han roto o han dejado de ser útiles para un nuevo grupo de pensadores, provocando que estemos sumidos, en la actualidad, en un período de indefinición, de romper con el pasado, pero sin empezar a construir el futuro y, esto, se ha visto reflejado en la Historia y en su pensamiento, como en otras muchas ciencias.

Con este artículo no hemos querido explicar lo que es la modernidad, ya que eso nos llevaría artículos y artículos de divagaciones, reflexiones y explicaciones que se escapan a nuestras posibilidades. Simplemente hemos querido plasmar las diferencias de acepciones de un término utilizado con mucha frecuencia y que puede llevar a equívocos.


En colaboración con QAH| Mundo Histórico

Vía| FLORISTAN, Alfredo (coord.) Historia Moderna Universal. Barcelona: Ariel, 2011

HAZARD, Paul. El pensamiento europeo en el siglo XVIII. Madrid: Alianza Editorial, 1998.

REVUELTAS, Andrea. “Modernidad y Mundialidad”. En Estudios: filosofía, historia, letras. México, D. F. : Instituto Tecnológico Autónomo de México, Departamento Académico de Estudios Generales. Sección notas, no.23 (invierno 1990), p. 119-133.

AMENGUAL, G. “Modernidad: Progreso o final de época”. En DOU, A. (ed.). Progreso y final de época. Madrid: Universidad Pontificia Comillas, 1990, pp. 49-107.

Imagen| Tierra

RELACIONADOS