Economía y Empresa 


Mobile Intelligence y la nueva estrategia corporativa

El concepto de Mobile Intelligence  llega para cambiar las perspectivas del análisis estratégico y la inteligencia de negocio. Hasta hace poco era la BI (business intelligence) el factor que conseguía situar a una empresa en una posición aventajada respecto de sus competidores. Basándose en el uso de la información, se apoyaba en cada dato para ahondar en el propio conocimiento a la vez que ofrecía una interesante perspectiva del mercado. Esta forma de operar, que daba la pista a la hora de detectar debilidades y puntos fuertes, se ha encontrado con sus límites.

Captura de pantalla 2013-12-11 a les 17.47.46

La evolución de la tecnología, que continúa su avance imparable supone, en términos informacionales, un ímpetu que multiplica exponencialmente las posibilidades de toda organización que apueste por el cambio. Esta transformación, por otra parte, se plantea inevitable. Quizás no en este momento, quizás no para todos, pero llegará el día en que las barreras se impongan al avance y entonces, las organizaciones que se hayan quedado rezagadas, deberán escoger.

Quienes se decidan por la movilidad de forma prematura tendrán mucho ganado. El camino que hayan recorrido marcará la distancia que les separe de la competencia. Y es que no es lo mismo contar con todas las posibilidades que la técnica puede ofrecer al servicio de la razón, que conformarse con opciones más cómodas o tradicionales.

 

Las ventajas de Mobile Intelligence para la empresa:

Mobile Intelligence supone el acceso ilimitado a los datos. Esta frase resume varios de sus beneficios, fuente indiscutible de valor para la estrategia de cualquier empresa:

  • Acceso ilimitado a los datos: porque tiene capacidad para trabajar con grandes volúmenes de información. Más que una alternativa, una necesidad, en estos tiempos de Big Data.
  •  Posibilidad de utilizar la información en cualquier lugar: ya no es necesario el vínculo con un espacio físico, como la oficina o el escritorio, ni el ordenador de la empresa, ya que la plataforma de trabajo es accesible desde cualquier parte.
  • Acceso a contenidos en todo momento: y esto significa la posibilidad de interactuar con la información tanto en modo on-line como off-line, un aspecto que marca la diferencia entre unas soluciones y otras en el mercado, y que consigue que el usuario sea realmente autónomo, independiente de 3G, wifi, etc..

Y, precisamente, esta interacción es una de sus más importantes fuentes de valor. Mobile Intelligence implica agilidad y máxima actualización. Conseguir ambos requiere de la participación de todos los usuarios, que experimenten sus posibilidades. Lograr un flujo bidireccional es la clave para que desde la reciprocidad se alcance la calidad en términos de completitud, confiabilidad, precisión, consistencia y adecuación.

Incorporar el concepto de Mobile Intelligence a la estrategia corporativa es un proceso que requiere de tiempo e implicación:

– Tiempo, porque los cambios profundos, como éste, que nacen desde dentro y remueven los cimientos de la cultura de empresa requieren de una progresión y una asimilación paulatina a las rutinas y procesos, que comience por el individuo.

– Implicación, porque el secreto de su éxito reside en la participación conjunta de muy distintos miembros, roles y perfiles dentro de la empresa, que nutra de valor al proyecto y garantice su continuidad y sostenibilidad.

Si quieres descubrir más sobre como implementar una estrategia de Mobile Intelligence en tu empresa, puedes descargarte la Guía  10 Claves para definir su estrategia corporativa de Mobile Intelligence

RELACIONADOS