Especial II Guerra Mundial, Historia 


Mitos y leyendas sobre la muerte de Adolf Hitler

El año 2015 celebrará el setenta aniversario del final de la II Guerra Mundial (1939-1945), y a pesar de los años transcurridos, dicho conflicto sigue provocando una atracción más allá del simple interés educativo. Pero centrémonos en la figura por excelencia de este terrible período y los misterios que tras tantos años continua despertando su muerte.

Adolf Hitler se ha convertido en el personaje más controvertido, misterioso y odiado, de todos los que participaron en la II Guerra Mundial, persiguiéndole hasta más allá de su muerte toda clase de teorías sobre un posible escape y una secreta vida a la sombra de todos los que lo daban por muerto.

Noticia de la muerte de Adolf Hitler en un noticiario aliado

Noticia de la muerte de Adolf Hitler en un periódico norteamericano

Según la versión que respaldan la mayoría de los historiadores y expertos en la  materia, el 30 de Abril de 1945,  Hitler se suicidaría junto a Eva Braun,  con la que se había unido en matrimonio un día antes. Vistas las nulas posibilidades  de dar un vuelco a la situación, y dado definitivamente por vencido, Hitler,  conocedor de cómo había sido detenido su “colega” Benito Mussolini,  apaleado, ejecutado y colgado boca abajo en una gasolinera el 28 de  Abril, no quiso que a él le ocurriera lo mismo, resignándose a que su    cadáver fuera expuesto en “algún museo de Moscú”; por esa razón decidió  suicidarse. El 30 de Abril, alrededor de las 4 de la tarde, los SS encargados de los  cuerpos de Hitler y Eva Braun abrieron las puertas de sus estancias encontrando el  cadáver de su ya ex Führer y su esposa. Tal y como les habían ordenado, sus  cadáveres fueron incinerados con una gran cantidad de gasolina en los  jardines del exterior del Führerbunker, evitando de esta manera dejar cualquier indicio o restos que pudieran aprovechar los aliados, especialmente los soviéticos, que estaban arrasando la capital del Reich.

Existe una gran controversia según las fuentes con lo que sucedió una vez tomado el bunker donde se escondían Hitler y su plana mayor. Los rusos aseguraron haber encontrado parte de un cráneo, un fragmento de mandíbula, y dos puentes dentales, los cuales el odontólogo de Hitler, Fritz Etchmann reconoció como pertenecientes a Eva Braun y el propio Führer. Aunque a raíz de esto y tras intentar abrir una vía investigadora, los soviéticos se negaron a colaborar con los aliados occidentales, convirtiendo todo en simples especulaciones y noticias más destinadas al ámbito propagandístico que al científico o histórico. Nada se ha conseguido aclarar con exactitud setenta años después, saltando a la palestra gran cantidad de teorías conspiratorias, algunas de ellas absurdas o cómicas sobre un posible escape de Hitler en el último momento. Abducciones alienígenas, fugas in extremis a través de las líneas enemigas para llegar a los países nórdicos, vuelos secretos a España, exilio en Suramérica etc… suelen ser parte del imaginario sobre la figura de Hitler más allá de su “fingida muerte”.

Supuesto craneo de Hitler con el impacto de bala, en poder de los rusos.

Supuesto cráneo de Hitler con el impacto de bala. En poder de los rusos.

Pero centrémonos en una de las teorías más extendidas: su fuga y exilio en Argentina, lugar también de exilio de otras figuras ligadas al nazismo como Otto Adolf Eichmann, teniente coronel de las SS y encargado directo de la Solución Final, principalmente en Polonia. Pero…¿realmente escaparía Hitler a Argentina u otro lugar cuando en la gran mayoría de conspiraciones sobre el tema no se menciona a Eva Braun? Además, por lo que nos muestran las fuentes, Hitler, de 56 años, se encontraba enfermo y dependiente a la gran cantidad de fármacos y “cócteles de drogas” recetadas por su médico, y de las cuales seguramente habría adquirido una gran dependencia. Es por eso que no debió de vivir muchos más años, aún con los cuidados necesarios. Muchos defensores de la huida de Hitler hacia Argentina, sostienen que moriría en 1971 en Paraguay bajo el nombre de Kurt Bruno Kirchner, país al cual tuvo que emigrar junto a otros dirigentes nazis exiliados en 1955 tras el derrocamiento del presidente Perón, el cual mantenía amistad con los dirigentes alemanes. Si es cierto, Hitler habría muerto a la edad de 82 años.  Realmente este tipo de conspiraciones y locas teorías sobre la huida de Hitler son interesantes de tratar, y quien trabaja en ello rescata una excelente cantidad de documentación histórica importante para comprender el periodo tanto de guerra como de postguerra. De todas maneras, aunque expuesto pueda parecer creíble, no veo viable que un hombre con grabes problemas de salud, y una enfermedad degenerativa que le afectaría física y mentalmente, pudiera haber sobrevivido tantos años.

Sinceramente creo que Hitler murió en su Bunker de Berlín, haciendo un magnífico trabajo los encargados de la cremación de su cadáver y el de su esposa. Quizá si que encontraran algo los soviéticos, aunque no lo suficiente. Igualmente, algunas pruebas de la época serian falseadas, dado que la Unión Soviética no podía perder la batalla propagandística frente a sus aliados occidentales. Prestigio y credibilidad les proporcionó el hacerse con parte de los “restos de Hitler”, ya que la URSS debía hacerse con la autoría de dicho descubrimiento, así como la demostración de que ellos habían sido los  que habían acabado con la vida del líder Nacionalsocialista. A ojos de su pueblo y de las democracias occidentales era una gran victoria para el comunismo. Stalin se sentía satisfecho.

Hitler y Julius Schaub en el exterior del bunker de la cancilleria. 20 de mayo de 1945

Hitler y Julius Schaub en el exterior del bunker de la Cancillería. 20 de marzo de 1945

Finalmente, y con total seguridad, en los últimos meses de la  Guerra, se pondrían a punto los planes de huida  de los altos  mandatarios alemanes, aunque a consecuencia del avance  aliado y la toma de los puntos de escape,  la mayoría no  podrían llevarse a cabo. Muchos oficiales alemanes decidieron salvar  su propio pellejo y dejar que la fortuna se hiciera cargo de salvar o  condenar al que para muchos era solo la sombra de lo que fue su divino  Führer. Muriera en su Bunker de Berlín, o escapara a cualquier otra parte,  el enigma de la muerte de Hitler todavía dará mucho que hablar entre expertos y aficionados a la materia.

Vía| Abel Basti. “Hitler en Argentina

Más Información| G.Williams, S.Dustan. “Lobo Gris: el escape de Adolf Hitler“; VVAA History Chanel. “Tras las huellas de Hitler

Imágenes| Noticia de la muerte de Hitler; Supuesto cráneo de Hitler; Hitler junto a J. Schaub en los exteriores del führerbunker.

 

RELACIONADOS