Patrimonio 


Misterios de Madrid (II): El ángel caído

Otro de los misterios que encierra la ciudad de Madrid es la conocida estatua de El ángel caído, que en la actualidad se encuentra situada en el Parque del Retiro. Se trata de una de las pocas representaciones de Lucifer que se pueden encontrar en la escultura artística pública de todo el mundo. Esta estatua fue realizada por un alumno de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Ricardo Bellver, durante su estancia como pensionado en Roma en 1876. El siguiente año fue enviada a  Madrid en escayola obteniendo la aprobación de la academia, además de ser presentada en 1878 a la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid, y recibiendo una Medalla de Primera Clase. No obstante, no solo se quedó en este triunfo nacional también fue enviada a París donde se fundió en Bronce y consiguió el Primer Premio en la Exposición Universal de París. El catálogo de la exposición celebrada en Madrid menciona unos versos de El paraíso perdido, de John Milton, en los que ésta podría estar inspirada esta escultura:

Por su orgullo cae arrojado del cielo con toda su hueste de ángeles rebeldes para no volver a él jamás. Agita en derredor sus miradas, y blasfemo las fija en el empíreo, reflejándose en ellas el dolor más hondo, la consternación más grande, la soberbia más funesta y el odio más obstinado.
Canto I de El paraíso perdido, Milton

Escultura Ángel Caído, Ricardo Bellver

A finales del siglo XIX, Fernán Núñez estaba financiando el acondicionamiento de las calles en zonas de tráfico de coches de caballo, y éste decidió adquirir la estatua para colocarla en un cruce de caminos que se estaba construyendo en el Retiro. Este hecho suscitó controversia sobre todo para la comunidad religiosa, ya que se trataba de una representación de Lucifer, y no se veía bien que estuviera en un parque público. Ante esta situación Fernán Núñez, hombre culto, consiguió que esta estatua se mostrará, y la levantaron sobre un enorme pedestal, rodeada de una fuente con ocho surtidores en forma de gárgolas, diseñadas por José Urioste y fue inaugurada en 1885. El conjunto tiene unas dimensiones aproximadas de 10 metros de largo, 10 de ancho y 7 de alto y la escultura de Bellver mide 2,65 metros de alto. El extenso pilón sobre el que cae el agua es de granito y tiene forma ochavada. En el centro, se alza el pedestal. Su base de granito, a modo de talud, tiene forma de pirámide truncada, de planta octogonal, y en cada uno de sus lados figura una cubierta de bronce.

Fuente en la que se encuentra El Ángel Caído en el Retiro

El Ángel Caído, con las alas desplegadas y contorsionado, se apoya sobre unas rocas, mientras una gran serpiente se enrosca alrededor de su cuerpo. Esta obra de Bellver muestra tres grandes influencias: la helenística, (que alude directamente a la escultura Laoconte y sus hijos); la barroca (que se acerca al escultor Bernini), por su composición de líneas diagonales y su expresividad; y la romántica, por su sentimiento e intensidad dramática. Además hay que añadir que desde la Academia Real de Bellas Artes se ha reproducido esta estatua en la década de los ochenta, y el la actualidad esta réplica puede verse en la escalinata de entrada de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. También se encargó recientemente por parte de la familia del escultor, Ricardo Bellver, otra réplica que forma parte de un nuevo museo en Sevilla.

Algunos de los secretos que oculta esta estatua y por el que se ha considerado un misterio este Ángel Caído han sido porque está erigido en un lugar elevado del Retiro, que se encuentra a 666 metros por encima del nivel del mar. Un número que es conocidos por todos, religiosos o no, como el número del diablo, relacionada con Satanás y el Anticristo. Además de que la serpiente que arrastra a Lucifer tiene siete cabezas, y es otro número bíblico asociado a la maldad. Todos estos hechos hacen de esta escultura un misterio de Madrid, que ha sido objeto de estudio en varios libros y estudios. Misterios que aún quedan por resolver, y  que seguiremos sin saber si todos estos hechos son mera casualidad o un cúmulo de evidencias que relacionan esta fuente con lo maligno, que representa la caída de un ángel, Lucifer, a la maldad.

Accidente Aéreo, Madrid

Esta estatua del Angel Caído es conocida como una de las únicas representaciones de Lucifer en el mundo, pero, sin embargo, en la ciudad de Turín (Italia), hay una escultura de Lucifer en la cima del Monumento al Traforo del Frejus, pero en realidad ésta está celebrando a los impulsores italianos del ferrocarril. En España, por otra parte, hay que mencionar otra posible representación de Luficer, en Santa Cruz de Tenerife, que se llama Monumento al Ángel Caído, aunque es un nombre reciente de 2010, ya que el original haría más alusión a la conmemoración de la victoria de Franco en la Guerra Civil. Por lo que la escultura de Santa Cruz de Tenerife no sería exactamente una representación de Lucifer. No obstante, una estatua que si que exhibe a Lucifer es la que se puede encontrar en el Capitolio de La Habana (Cuba), la escultura denominada El Ángel Rebelde que fue modelada por el escultor siciliano Salvatore Buemi. Por tanto, se podría decir que exactamente solo la de Madrid y Cuba representan la figura de Lucifer en el mundo. Por último, habría que comentar que se ha dicho que la escultura de Miguel Ángel Ruiz, Accidente Aéreo, y que se encuentra sobre un edificio cercano a la Plaza Mayor de Madrid, es una representación de Lucifer, pero el propio artista ha negado este hecho y  ha explicando que se trata de un ser aéreo que sobrevuela la ciudad y se choca con los edificios de Madrid, para quedarse como si se hubiera golpeado con ellos.

 

Vía |BESAS, Marco y Peter, Explore y descubra curiosidades del Madrid Oculto. Una guía práctica, 10º Edición, ediciones La Librería, Madrid, 2016, pp. 299-308.

Imagen| Ángel Caído, Fuente, Accidente Aéreo

En QAH|

RELACIONADOS