Patrimonio 


Pero… ¿Hubo alguna vez mil momias guanches?

El escepticismo es el único factor común entre este título y la novela de Enrique Jardiel Poncela “Pero … ¿Hubo alguna vez once mil vírgenes?” Con el humor sarcástico que le caracteriza, Jardiel Poncela desmonta muy a su manera la leyenda de las compañeras de Santa Úrsula. Por supuesto, este artículo no pretende desmontar nada, ni siquiera provocar carcajadas como la novela en la que está inspirada el título, pero sí cuestionar las leyendas al tiempo que reivindicar el valor del principal patrimonio prehispánico de Tenerife: sus momias guanches.

momias-guanches

Museo de la Naturaleza y el Hombre, Tenerife

El ilustrado José de Viera y Clavijo recoge en “Noticias de la historia general de las Islas de Canaria” (publicado en 1770) el hallazgo en 1764 de una gruta a la que denominaron “Cueva de las mil momias” y también “Cueva de los Menceyes”.

cueva-de-las-mil-momias-guanches

Portada de la obra de Alberto Vázquez-Figueroa

El caso es que nunca se facilitaron las coordenadas de tal gruta ni se aportó suficiente documentación para corroborar tal hallazgo. Por esta razón la Cueva de las mil momias no sobrepasa la categoría de leyenda a pesar de que en 2010 se publicara la genial novela de David Galloway La cueva de las 1000 momias, que, prologada por el mísmisimo Alberto Vázquez-Figueroa, generó cierto revuelo hasta el punto de ser presentada en el Parlamento de Canarias.

El Museo de la Naturaleza y el Hombre de Tenerife expone en sus salas un buen número de momias guanches en un increíble estado de conservación, siendo un referente a nivel mundial en conservación y exposición de momias.

Las momias guanches tienen algunas similitudes con las egipcias, pero tienen también notables diferencias, en cuanto a materiales, confección y datación. El patrimonio guanche existente es suficientemente fascinante en sí mismo como para no necesitar ninguna mezcla de leyenda y arqueología.

Desafortunadamente, hay emuladores de Indiana Jones que no lo entienden así, en julio de 2014 saltaba la “noticia” de que una vecina del municipio de Adeje había descubierto la cueva, aportando un relato incongruente, sin fotos y sin facilitar las coordenadas. Esta es la única “evidencia científica” de su hallazgo, colgada en su perfil de Facebook.

mil-momias-guanches-2

Fotografía extraída de Facebook

No es la primera vez, ya en 1995 sucedió lo mismo a cargo de un descendiente de Juan Bethencourt, quien pretedía demostrar que los guanches eran los pobladores de “La Atlántida”.

Todo esto sería tan cómico como una novela de Jardiel Poncela si no fuera porque para dar forma a sus teorías preconcevidas no dudan en intentar desprestigiar a historiadores, arqueólogos, museólogos y gestores de patrimonio. Aducen que mienten, que tienen intereses “castellanos” y tonterías por el estilo sin pararse a pensar que si dicha gruta fuera descubierta, éstos serían los primeros en congratularse.

Entiendo que este alegato es innecesario entre gente con un mínimo de conocimiento, pero a veces se oyen campanas y no se sabe dónde, pues bien, éstas son las campanas: a día de hoy, no hay evidencias de que la Cueva de las mil momias exista.

A pesar de los errores cometidos en el pasado, los tinerfeños pueden estar muy orgullosos de cómo se está gestionando su patrimonio histórico. Se han recuperado piezas  que en su día salieron de Canarias y los profesionales encargados de su gestión atesoran un merecido reconocimiento a nivel mundial.

La orografía y composición el terreno todavía puede depararnos sorpresas y no se puede descartar que puedan aparecer más restos guanches, si alguien encuentra algo lo debe poner en conocimiento de las autoridades y dejar que sean los profesionales los que ejerzan de “Indiana Jones”. Solo así podremos preservar tan valioso patrimonio.

Vía| Abc.esGorgas.gob.paLaopinion.esAranzadi.eusEldia.es

Imagen| QuiQue AlienFiuxy.com, Facebook

RELACIONADOS