Economía y Empresa, Emprendedores, Jurídico 


Miguel Lobón: “Las startups deben contar con el asesoramiento de un abogado desde su nacimiento.”

_MG_4282_optMiguel Lobón es licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona y Master en Derecho de los Negocios por el Colegio de Abogados de la misma ciudad. Su blog es un referente para las startups, a las que asesora profesionalmente. Además es Business Angel en SITKA CAPITAL, fondo de inversión liderado por Carlos Guerrero, especializado en startups tecnológicas y de internet en fase semilla.

Para los que no le conozcan, ¿quién es Miguel Lobón?

Un joven emprendedor jurídico inquieto por naturaleza, abogado en ejercicio en la firma FORNESA ABOGADOS dentro del departamento de Derecho Mercantil, enamorado de mi trabajo y con espíritu de superación. Me apasionan las startups tecnológicas, los negocios ecommerce, los modelos de negocios llenos de innovación, el venture capital, las redes de business angels, los foros de inversión, y sobre todo disfruto intentando explicar y compartir con los emprendedores: los primeros pasos que deben darse en una Compañía, la importancia de un pacto de socios, cómo debe planificarse una ronda de financiación, etc. Por otro lado, lo reconozco, soy un defensor convencido del Marketing Jurídico como herramienta imprescindible para los despachos de abogados de este siglo.

Abogado, emprendedor y Business angel, ¿de dónde sacas el tiempo? ¿Eres afín a ese dicho “si haces lo que te apasiona, no trabajarás un solo día de tu vida”?

Desde pequeño me ensañaron muy bien que  “quien quiere, puede”. He escogido el camino difícil, el salir de la rutina y no tener miedo a fracasar, me gustan los retos, siendo consciente en todo momento de lo que puedo asumir. Obviamente, no digo que sea fácil; como a todos, me gustaría que el día tuviera más horas para dedicar tiempo a las personas que por motivos de agenda no puedo atender, especialmente a mi familia y amigos, que siendo lo más importante de nuestras vidas, dejamos para el final del día.  No puedo negar, evidentemente, que me gusta trabajar en lo que más me gusta, creo que tengo mucha suerte de poder dedicarme a aquello que me hace vibrar,  pero no al extremo de no llevar a cabo aquello que puede resultar más tedioso o de obligado cumplimiento, todos nos vemos envueltos en temas o parte del trabajo que no nos atrae tanto, pero es ahí donde debemos esforzarnos con el mismo talento y humildad.

¿Cómo se cuela uno en un prestigioso directorio de mejores blogs jurídicos en apenas seis meses?

Pues no lo sé, me imagino que con mucho trabajo, humildad, constancia, networking, no tener un NO para nadie a la hora de escuchar a cualquier persona y un poco de suerte, pero de esa suerte que se busca. Pero, tengo que confesarte, que para mí fue una gran sorpresa que José Ramón Chaves  (contencioso.es) me incluyera en su directorio, le estoy muy agradecido por la oportunidad que me ha brindado,  espero no defraudarle y estar en su directorio muchos años más, cada día trabajo para eso.

Hay gente que opina que esto del emprendimiento, en especial el tecnológico, es una burbuja, ¿qué opinas tú?

Soy consciente  de que este está en boca de muchos “gurús” del sector hoy día, que auguran esta burbuja, yo no lo sé. Pero desde mi experiencia pienso que en la última década, con el creciente esfuerzo por parte de las administraciones públicas (especialmente intenso en los últimos tres) y una cada vez mayor responsabilidad del mundo empresarial, han cristalizado en España cientos de programas de incubación, clústers, parques empresariales tecnológicos, líneas de crédito blando, sociedades de inversión, redes de business angels que inyectan dinero en cientos de Startup, que no olvidemos son sociedades mercantiles que emplean y mueven el tráfico jurídico y económico de una forma real. Sin embargo, es cierto que su impacto es todavía muy limitado, pero ¿acaso los grandes negocios se construyen de un día para otro? Son gotas en el desierto, pero cuando un periodista me planteaba hace unos meses la misma pregunta, le contesté: el problema no es que hayan nacido media docena de proyectos de incubación a la vez, el problema es que no hubiésemos empezado antes como otros países.

No digo que estemos ante la burbuja “punto com” de hace 14 años, pero ¿no crees que se están sobrevalorando las empresas de este tipo?

Es cierto que en ocasiones los emprendedores se lanzan a buscar financiación con valoraciones “pre-money” muy elevadas, que parecen casi  fuera de lugar, pero todavía falta profesionalidad en el mercado, no tiremos la piedra y escodamos la mano, esas valoraciones son fruto por un lado de falta de conocimiento del mercado y por otro de algunos inversores no profesionales que invierten por una causa emocional más que racional. Constantemente repito a los emprendedores que si quieren buscar financiación lo hagan de forma rigurosa y profesional, contando con profesionales que sepan orientarlos, abogados, economistas, embajadores del sector que sepan cómo guiarlos.  Desde el despacho sugerimos a los emprendedores que antes de lanzarse a la búsqueda de financiación inicien una pre-ronda de financiación donde puedan estudiar su valoración en un entorno más próximo contando con el asesoramiento de los principales implicados del sector, en concreto les aconsejamos que intenten contactar con expertos especializados que sabrán como respiran cada uno de sus inversores.

¿Qué ha supuesto para ti Internet?

Internet ha supuesto para mí muchas cosas, desde una oportunidad hasta un reto.  En definitiva,  es una herramienta de la que ya me resulta imposible prescindir, ya que la utilizo constantemente: bases de datos jurídicas, redes sociales, blogs de grandes juristas…Es una magnífica oportunidad que tenemos para trabajar mejor, con más entusiasmo: todos estamos interconectados para resolver cualquier consulta o petición de ayuda.

Rondas de financiación, Business Angel, pacto de socios, seed capital…a muchos nos suena a nuevo pero, ¿es todo esto realmente novedoso? ¿O es que en España vamos por detrás?

Me haces preguntas comprometidas, ¿eh? Todos estos conceptos no son para nada novedosos pero sí su aplicación. Un factor importante que hemos ido observando estos últimos años es que existe un contagio claro de conceptos que importamos de otros países con mayor cultura empresarial basada en el emprendimiento.  Los “Business Angels” se han ido contagiado de los conceptos clásicos del capital riesgo nacional, y estos a su vez se han ido contagiando de los conceptos más novedosos del capital riesgo internacional, creando un popurrí de conceptos que en ocasiones ni los propios inversores conocen, pero como suena bien…pues adelante. Es por eso por lo  que a veces podemos leer un pacto de socios de una compañía en “fase seed” (es decir, en su primera fase, la inicial, su fase semilla donde da sus primeros pasos) que ya tienen incluidas cláusulas de capital riesgo internacional dejando de cubrir realmente las necesidades más básicas. Un ejemplo de ello son las cláusulas de desbloqueo no adaptadas a la realidad de la compañía, como la conocida como ruleta rusa o principio andorrano: es incomprensible que un pacto de socios de una Startup en fase seed recoja este conjunto de claúsulas que se basan en la recompra de las participaciones de un socio a otro a través de pujas dinerarias con un capital mínimo de 500.000 euros. ¿Cuántos emprendedores en fase seed disponen de medio millón de euros para adquirir las participaciones de su socio? Yo no conozco a ninguna. ¡Ah!  Y si tú la conoces no olvides darle mi tarjeta.

¿Emprendedor o empresario? ¿Existe alguna diferencia?

Todo emprendedor es un potencial empresario, el problema que tenemos en España es que muchos de los que se consideran empresarios realmente no lo son. Es por eso por lo que el objetivo de un emprendedor es llegar a ser empresario. No debemos entender al empresario como aquella persona que crea o adquiere un negocio o empresa, sino como una persona que es capaz de identificar una oportunidad, asumir riesgos, reunir recursos, innovar todos los días desarrollando procesos, liderar y sobre todo contribuir a la comunidad, eso es para mí un empresario y es a lo que todos los emprendedores están llamados.

¿Qué consejos le darías a los emprendedores que están comenzando su aventura, o que ya lo han hecho?

Que si hacen lo que realmente les apasiona, sigan emprendiendo. Como he comentado antes, en mis inicios en el sector jurídico empecé en solitario y me di cuenta que un buen equipo es siempre muy necesario. Así que yo les aconsejarían que, sí o sí, busquen un equipo, el camino se hace más fácil de la mano que separado. Pero, quiero insistir en la idea que deben pedir consejo, que no tengan miedo a preguntar lo que no entienden, que en definitiva, se crean que son el futuro de este país.

¿Cuándo es imprescindible para un emprendedor contar con el asesoramiento de un abogado? ¿Cuál es el punto de no retorno?

Yo diría que siempre, desde sus primeros pasos, esto es, desde el momento de su nacimiento en la constitución, con el objetivo de escoger el mejor vehículo para el sector en el que pretenda desarrollar su actividad.

No obstante, el punto muerto, es el momento en que el emprendedor recibe una carta de intenciones por parte de un inversor, ahora sí que la cosa va en serio, todo aquello que quede fijado en la carta de intenciones a la hora de iniciar las negociaciones puede ser un punto sin retorno, ya sea por las concesiones hechas o por las garantías ofrecidas. Es muy difícil que un emprendedor que recibe una carta de intenciones por parte de un inversor, no se cierre por culpa de éste, ya que después de analizar la grandísima oferta de proyectos que hay, ha decidido apostar por ese en concreto. De todas maneras, no vamos a la gasolinera cuando se ha acabado la gasolina, sino antes para no quedarnos tirados.

En quién se fija Miguel Lobón.

Me fijo principalmente en mis padres, con humildad  y estudio intento comprender a las personas de éxito que construyen valor día a día. Me fijo en un padre o madre de familia que lucha por dar a sus hijos aquella educación y bienestar que él o ella no ha tenido. Me fijo en los profesionales de mi sector, admiro su creatividad, con la mochila llena de experiencia  no dejan de seguir trabajando con la actitud de sencillez con la que dieron sus primeros pasos. Me fijo en aquellas personas relacionadas con el mundo de la educación que luchan  por hacer un futuro mejor.  Me fijo en los individuos excepcionales que han mejorado la humanidad, con especial cariño en Churchill como político y en Cicerón como jurista. Pero sobre todo, valoro muchos a mis compañeros, a la gente de mi despacho con la que trabajo cada día, de la que aprendo en todo momento. Ellos son el mejor reflejo de mi día a día, si cometo errores me lo dicen, si por mi culpa deben rectificar un informe y quedarse más tarde me lo transmiten, son un buen motor para cambiar y mejorar.

¿Dónde te ves dentro de diez años?

Esta es una buena pregunta, y muy difícil de responder. Desde hace pocos meses decidí salir de la línea de emprendimiento en solitario para apostar con una gran firma como es FORNESA ABOGADOS y es por eso que en diez años me gustaría ser socio de la firma, siendo consciente de las responsabilidades que ello exige, y ayudando a que la firma se haya convertido en un importante referente nacional e internacional. También me gustaría seguir ligado al mundo docente, impartiendo charlas de formación de forma online y offline en diversos centros, es por eso que no descarto iniciar un doctorado en los próximos años, pero sea de la manera que sea, me veo trabajando duro para seguir haciendo lo que más me gusta.

RELACIONADOS