Especial Miguel Ángel, Patrimonio 


Miguel Ángel y los Médici

Hay pocos genios dentro de la Historia del arte que sean conocidos mundialmente y, sin duda, Miguel Ángel es uno de ellos. En este breve artículo trataremos la relación de mecenazgo de Miguel Ángel con la familia Médici, una de las más poderosas del momento.

Interior de la Sacristía Nueva de San Lorenzo (Florencia)

Interior de la Sacristía Nueva de San Lorenzo (Florencia)

Miguel Ángel nació en 1475 en Florencia. Desde muy joven empezó a frecuentar el Jardín de los Médici en San Marcos, encargado de la ornamentación de algunos mármoles, aprendiendo así el arte de la escultura. En 1492 Miguel Ángel incluso llegó a conocer a Lorenzo el Magnífico, el hombre más importante de Florencia. Las leyendas cuentan que Lorenzo quedó asombrado al ver una de las esculturas de Miguel Ángel.

En 1492 muere Lorenzo el Magnífico y lo sucede su hijo, Pedro de Médici, llamado el Fatuo. Miguel Ángel permanecerá a su servicio, pero no recibirá grandes encargos en este período. Los tiempos del gran humanismo laurenciano estaban llegando a su fin. La entrada de las tropas francesas en 1494 lo obliga a huir a Venecia, dejándonos a un joven de apenas veinte años que ya había trabajado para la familia Médici.

Tumba de Giuliano de Médici (1520-34)

Tumba de Giuliano de Médici (1520-34)

Sus mecenas siempre fueron hombres relevantes, como el papa Julio II, pero podemos constatar que los encargos de los Médicis no cesaron con el tiempo. Tras la elección de un nuevo papa de la familia en 1513, León X, se contará con Miguel Ángel para concluir los trabajos de la iglesia de San Lorenzo en Florencia. Miguel Ángel proyectó una fachada que nunca se realizó, la nueva biblioteca, y la Sacristía Nueva.

La idea de la Sacristía surge en 1519 tras la muerte del hermano del papa, Giuliano, duque de Nemours, y de Lorenzo, duque de Urbino.  Miguel Ángel toma como modelo la sacristía antigua de Brunelleschi, pero añade un segundo piso que acentúa la verticalidad. Juega también con los distintos elementos arquitectónicos, rompiendo algunos de los cánones de la arquitectura clásica, que él concebía más bien de un modo escultórico.

Detalle de la tumba de Lorenzo de Médici

Detalle de la tumba de Lorenzo de Médici

Además, en su interior encontramos las impresionantes  tumbas de Giuliano y Lorenzo de Médicis, las únicas que se hallan actualmente en el lugar en que pensó el artista en su momento. En la tumba de Giuliano aparece su figura dentro de una hornacina en alto, representado como un guerrero de perfil divino, con una coraza cual emperador romano  y sentado, pero con una gran energía contenida. Por su lado, Lorenzo aparece en frente de modo distinto, sentado pero más pensativo, relajado e introspectivo. Su cuerpo se enrosca de forma deliciosa creando una preciosa hélice serpentina con el brazo derecho.

Las dos obras se completan a modo de retablo-escultura con los sepulcros inferiores, decorados con un frontón partido y por dos figuras, una masculina y una femenina, que son la representación del día, la noche, la aurora y la tarde. Los cuerpos hercúleos nos muestran un conjunto miguelangelesco por excelencia, afrontando además aspectos técnicos como el non finito en los rostros masculinos, opción tomada conscientemente por parte del artista.

Nos encontramos ante una de las obras más interesantes de la producción de Miguel Ángel, y sin duda, uno de los recorridos clave si queremos visitar Florencia. Además, precisamente ha sido bajo esta sacristía donde se encontraron los diseños escondidos de Miguel Ángel en los muros de un pasillo subterráneo, recientemente dados a conocer al gran público. 

 

Vía| LLORENS, Tomás. Miguel Ángel, Madrid: Unidad Editorial S. A., 2005.

Más información| Michelangelo

Imagen| Interior de la capilla, Tumba de Giuliano, Tumba de Lorenzo

En QAH| La biblioteca Medicea Laurenciana, La guarida secreta de Miguel Ángel

RELACIONADOS