Coaching y Desarrollo Personal 


Mi mejor versión

“…Y en los días de autodestrucción no hay perro que me ladre
No busques mi mejor versión se la ha llevado el aire”

Mi mejor versión – LEIVA

Aunque no lo crea todos tenemos distintas versiones de nosotros mismos. Nos hace sentirnos protegidos. La razón no la sé explicar muy bien, quizás porque no la sepa. Posiblemente sea porque nos gusta el cambio, o tal vez, porque a veces nos asusta ser nosotros mismos.

A mí también me pasa, además con bastante frecuencia.

Cuando me despierto por las mañanas y me preparo mi vaso de Nesquik con leche y desayuno mis cereales entre bostezos, vuelvo a tener nueve años, vivo mi versión de no haber crecido nunca, porque llevo desayunando lo mismo desde que tengo uso de razón; bueno a veces cambio los cereales por bizcocho o tostadas, pero el Nesquick que no falte… no sé… digamos que me da seguridad, aún no me siento lo suficientemente adulta para empezar el día con un café de cafetera italiana bien cargado.

Quizás esto sea porque existe una versión de mi misma que no quiere crecer nunca, como los niños de Nunca Jamás, corriendo libres por ahí todo el día sin ningún tipo de preocupación (sólo algún que otro sobresalto ocasionado por un pirata un poco ido de la cabeza que da chispa a su vida). Y es que, ser adulto está sobrevalorado, no me cansaré de repetirlo nunca.

Cuando entro por la puerta del despacho, de lunes a viernes, cambio de versión: comienza a fluir por mis venas la aberración a todo tipo de compromiso que no se firme bajo un contrato, y los deseos de desafiar lo legal me invaden.

Los abogados, para ser verdaderos abogados, deben volverse moralmente agresivos, y eso es algo que llevamos tatuados desde que nos ponemos la toga por primera vez. En esta versión, lucho por superarme día a día para que la perfección no se quede infravalorada. Soy capaz de perder la noción del tiempo estudiando durante 15 horas seguidas juicios, si la situación lo precisa.

En esta versión me gustan los retos y odio llegar a acuerdos que no me convienen y que hacen más pequeño mi ego (aunque eso no significa que no vaya a hacerlos).

A todos nos gusta sentirnos diferentes en función de las situaciones que vivimos, para sentirnos más seguros, para olvidarnos en ese momento de quienes somos.

Y luego está la otra versión, la de verdad, la que sale automáticamente cuando llego a casa, dejo el abrigo y la cartera, me quito los zapatos y salto sobre el sofá. Ahí es cuando me doy cuenta de que esa es la versión que más me gusta de mi misma. En esta versión no me importa si las cosas están dentro o fuera de control. No lo fuerzo a voluntad para que parezcan algo distinto. No importa si llego 30 minutos tarde, si estoy despeinada, o si estoy perdiendo neuronas mientras veo Los Simpson de manera frenética. No pienso en cuando es el momento exacto para respirar. Simplemente, respiro.

Puede que cuando eres abogada, necesites como agua en Mayo esa otra versión de ti mismo, a fin de cuentas nos pasamos el día diciendo cosas que la mayoría de las veces ni nosotros mismos nos creemos, y nadando entre tiburones ¿Será porque nos da miedo sentirnos humanos?

Realmente he de confesarle que mi mejor versión, la más cómoda, se da cuando me dejo de esconder entre papeles y acepto realmente quien soy de verdad, entre risas, con algún que otro Gintonic en la mano y comiendo un huevo frito con patatas, sí, aunque dispare el colesterol.

Cuando elegimos vivir nuestra verdadera versión, la auténtica, la del Nesquik, bizcocho de limón, películas de Jennifer Aniston y risa floja; cuando decidimos no conformarnos, se va un peso de encima, nos sentimos aliviados. Es gracioso ¿no? El sol es un poco más brillante, las calles un poco menos ruidosas, la gente un poco menos insoportable y las preocupaciones un poco menos pesadas.

Es en esta versión, en la nuestra, en la de verdad de la buena, en la que encontramos, aunque sea por breves momentos, un poco mas de paz.

Entonces ¿por qué nos empeñamos en esconderla?

¡Vivamos estos días la banda sonora de nuestra propia versión!

Vía|Abogada de Barra

Imagen| Friends

RELACIONADOS