Ciencia, Neurociencia 


Mi hijo se hace pipí, ¿tiene enuresis?

La enuresis es un problema evolutivo de la micción, que consiste en la emisión involuntaria y persistente de orina durante el día o la noche, después de una edad en la que el niño ya debería haber aprendido a controlar la micción (5 años) y no existen indicios de patología. Desde el punto de vista de los niños consiste en hacerse pis encima, en la ropa o en la cama o en lugares inadecuados, cuando ya debería tener control.

Con este artículo vamos a intentar dar respuesta a muchas de las preguntas que los progenitores se plantean cuándo alguno de sus hijos no controla los esfínteres.

La edad más frecuente de retirada del pañal durante el día es entre los 2-3 años.  En algunos niños la retirada es simultánea, es decir se realiza tanto de día como de noche; sin embargo, en la mayoría de los casos, el dejar los pañales de noche ocurre unos meses más tarde, así que podríamos decir sobre los 3-4 años. Puede haber algunos que lo hagan un poco más tarde, de los 4 a los 5 años. Por lo tanto después de esta edad, 5 años, se considera que mojar la cama no es normal.

Las causas de la enuresis son muy variadas y no todos los niños la presentan. Se ha demostrado que existe una predisposición familiar a ser enurético: cuando uno de los padres fue enurético hay más posibilidades de que su hijo lo sea (30%), pero además de la genética influyen otros factores más personales e individuales: grado de madurez, producción de hormona que regula la producción de orina, profundidad del sueño, dificultad para despertar, situación emocional y social, incluso otras enfermedades como por ejemplo la dificultad respiratoria o la apnea del sueño. 2

Aunque la enuresis es muy frecuente y, en general, los niños a primera vista no muestran ningún indicio o anomalía, se debe considerar una enfermedad por la anomalía fisiopatológica que significa, las causas que la producen, las limitaciones que conlleva, las consecuencias que puede tener cuando se prolonga en el tiempo y por existir tratamientos capaces de curarla.

Después de los 5 años la enuresis puede desaparecer por sí sola, pero no hay necesidad de esperar, ya que existen tratamientos que pueden adelantar el final espontáneo de la enuresis. La solución natural es lenta e insegura.

Por esta razón, si después de haber cumplido los 5 años de edad el menor moja la cama 4 o más veces al mes debe acudir a un profesional para que le realice una evaluación completa sobre la enuresis y decida el tratamiento personalizado que precise. Es muy aconsejable que los progenitores aporten aporte los siguientes datos:

  • Un calendario de noches mojadas de los últimos dos meses.
  • Tener conocimiento de las veces que el menor moja la cama durante la noche y si tiene algún horario.
  • Realizar una hoja de frecuencia y volumen durante dos días, en la que se reflejen todas las veces que el menor orina voluntariamente y el volumen que orina. También se debe hacer lo mismo con lo que beba, hora y volumen.
  • Confirmar si el niño moja también despierto, aunque sean escapes.

Además de todas estas acciones que pueden realizar los papás y mamás, uno de los aspectos más relevantes es no engañar, ocultar, ni minimizar el problema al menor afectado. Es importante hacerle comprender algunos puntos básicos, como que:

  • Es un problema frecuente, que les pasa a muchos niños y niñas.
  • Él no tiene la culpa de lo que le pasa. No es ni mejor ni peor, ni más listo ni más tonto. Es igual a cualquier niño, amigo o compañero de clase. ¡Fuera complejos!
  • Es un pequeño retraso en el control de su vejiga durante el sueño y hay que ver porque le ocurre esto.
  • Es algo que tiene solución, que incluso se resuelve solo con la edad; pero que actualmente hay maneras de acabar mucho antes con este problema. Debe tener confianza y ganas de solucionarlo.
  • Las soluciones son muchas, pero…todas necesitan de la colaboración del niño. Sin su interés, sin su ayuda, sin su esfuerzo…seguirá haciéndose pis. Debe sentirse el protagonista importante de su curación.  

* Imagen| PortadaArtículo
* En QAH| Mi hijo no tiene un sueño reparador, Cuando debemos iniciar el desarrollo emocional de nuestros hijos/as, Comunicación efectiva con niños y niñas (I), Comunicación efectiva con niños y niñas (II)

RELACIONADOS