Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


Mi amigo Mario o cómo fracasar en 5 pasos

Manual para fracasarSabes Mario, hay muchas formas de equivocarse. Unas más peligrosas que otras. De hecho, algunas son letales. Aquí tienes unas cuantas por si te suenan…

El éxito es cosa de los demás.

Forma de pensar bastante común. Suele derivar en la envidia y no precisamente sana.

    • Al vecino siempre le va bien. ¡Que suerte tiene el tío! No sé como lo hace.

    • Pues te lo diré Mario. A lo mejor se te ha pasado decir que se arruinó dos veces, que casi lo pierde todo y que tuvo que avalar su último proyecto con su casa. Sí, ese que tanto criticaste y que te parecía una locura.

    • Definitivamente, el éxito no es para mí. Esperaré, seguro que alguien acaba reconociendo mi talento. Por cierto, ¿a qué hora comienza Gran Hermano?

Quejarse y esperar a que capee el temporal

Si eres de los que sacaste partido a los buenos tiempos, enhorabuena. Si no ve pensando en hacer algo diferente porque me temo que tardarán en volver.

    • Mira que me lo dijeron. Si me hubiera atrevido ahora podría vivir tranquilamente..

    • O no, quién sabe. No te desanimes Mario, al contrario. De la dificultad nace la inventiva, el ingenio y sobre todo el atrevimiento. La mayoría de las grandes empresas mundiales nacieron en época de recesión. Época en la que surgen las ideas, afloran los proyectos y emerge el ímpetu. Inmerso en ella uno va mas allá de sus límites, sale de su zona de comodidad y supera todos los obstáculos.

    • ¡No, si al final habrá que darle las gracias a la crisis!

Escuchar a los demás y no a sí mismo

Uno de los más graves errores. Es letal

    • Casi lo dejo pero en el último momento me eché atrás. Un empleo de quince años, ¡estás loco, piensa en tus hijos¡ me decían. Ninguno es empresario pero ya sabes, si todos me lo dicen será por algo. ¿El trabajo? No me gusta pero no pasa nada, con suerte me promocionan el año que viene…

    • Es cierto, no hubiera sido fácil pero tampoco lo es ahora. Qué me dices de marcarte un objetivo, definir un plan e ir poco a poco. Empieza sacando un pie, es decir, haciendo lo que más te gusta, en tus ratos libres y sin más pretensiones. Seguro que cuando quieras darte cuenta estás con los dos fuera, preguntándote como lo has hecho.

    • ¿Tu crees?Escuchar a los demás

    • Escucha Mario, cuando uno ama lo que hace tiene muchas papeletas de alcanzar la excelencia. Y la excelencia es la antesala del éxito. Asi que vive tu vida y no la de los demás.

Soñar con el camino fácil

O lo que es lo mismo:

    • Echaré la primitiva y le pondré un par de velas a mi cuponero. Llevo 20 años jugando los mismos números. Algún día me tocará ¿no?

    • Mario ¿te has preguntado alguna vez por qué lo dejas todo en manos de la Diosa Fortuna? ¿No será que tienes miedo? Miedo al cambio, a no lograrlo, a ti mismo. ¿No serás que en el fondo estás más cómodo así, más tranquilo y sobre todo más seguro? Piénsalo, quizás te lleves una sorpresa.

    • ¿Tu crees?…

Dejar de aprender y de formarse

Si piensas que ya no has de estudiar, te equivocas. Y más en los tiempos que corren.

    • Hace mucho que dejé la facultad. Tengo 45 años y poco tiempo para eso. En mi tiempo libre prefiero desconectar.

    • Bueno, digamos que prefieres seguir zapeando delante de la tele. Y surfear ¿te gusta surfear? Por la web me refiero. ¿Así es como desconectas?

    • Sí, así me olvido un poco de todo.

    • Vale Mario, desconectar está muy bien pero habrá que conectarse de vez en cuando ¿no? ¿Por qué no lo intentas? ¿Por qué no estudias esa carrera de la que me hablaste? ¿Cómo? ¿Que 4 años son muchos? Cierto, pero lo que está claro es que los 4 años van a pasar, lo quieras o no. Puedes llegar ahí con o sin título, tú decides.
      Si quieres mejorar tienes que prepararte.
      Con cada paso, avanzas. Y cuando avanzas sube la autoestima. La misma que te falta en estos momentos. La misma que hace que no creas en ti y que desistas a las primeras de cambio. Mario, sé inteligente. Dedica tiempo a tu formación y desarrollo, invierte en ti y sobre todo confía en ti.

    • ¡Vaya sermón! ¿Algo más?

    • No Mario, nada más por hoy. Y nada menos

      Porque detrás de cada gran logro hay una historia de lucha y perseverancia, de formación y educación. Y porque como se suele decir, la tragedia de la vida no es el no alcanzar tus metas, sino no tener metas que alcanzar.

Para que tu mañana sea diferente…

Vía| Texto elaborado por el autor

Imagen│Escuchar a los demásCómo fracasarManual para fracasar

RELACIONADOS