Economía y Empresa 


Métodos de producción en la industria del automóvil: El Método Toyota (II)

El mes pasado vimos como el fordismo se caracterizaba por la producción en masa y su verticalización. Hoy veremos cómo se desarrolla el método Toyota, implantado por la compañía japonesa después de la Segunda Guerra Mundial, y que se desarrolla partiendo de unos principios totalmente opuestos al método de la compañía americana.  

Toyota fue una empresa importante en el sector textil y en la fabricación de máquinas de coser a principios del siglo XX, hasta que en el año 1933 empezó a especializarse en la industria de la automoción. Durante la guerra mundial, Toyota fabricó abundante material de guerra para el ejército imperial. Una vez terminada la contienda el país quedó devastado, y había que buscar nuevas fórmulas de producción, que se basasen principalmente, en aprovechar los pocos recursos de los que se disponían y en fabricar sólo lo demandado, para que hubiese la menor cantidad de excedentes posibles.

El nuevo método de producción de Toyota fue diseñado y llevado a cabo por un ingeniero que trabajaba para la compañía, Taiichi Ohno (1912-1990).

Taiichi Ohno fue el gran impulsor de este sistema de producción. Su idea surgió a raíz de observar cómo funcionaban los supermercados americanos.

Taiichi Ohno fue el gran impulsor de este sistema de producción. Su idea surgió a raíz de observar cómo funcionaban los supermercados americanos.

Quizás el desarrollo de este método de producción sea el más novedoso de mitad del siglo XX, por las implicaciones y singularidades que supuso. Principalmente, el Método Toyota u ohnismo se basa en dos pilares fundamentales: producir en el momento preciso (just in time) y la “autoactivación/automatización” de la producción.

Para llevar a cabo el primer objetivo son necesarios varios cambios de mentalidad respecto a lo que vimos en el fordismo. Primero, los trabajadores no se dedican a una exclusiva tarea repetitiva, sino que son necesarios trabajadores “pluriespecializados”, que sean capaces de moverse por la línea de producción y hagan diversas tareas. Segundo, se desarrolla el método “Kan Ban”, caracterizado por la circulación de la información que va de los procesos de producción que se encuentran más abajo hacia la dirección de los distintos departamentos de producción que se encuentran más arriba. Es lo que se llama el “sistema de supermercado”. El trabajador va en busca de los componentes de producción a un estante, cuando se terminan, el trabajador solicita nuevos componentes a través de una línea que va en sentido contrario a la de producción (abajo-arriba) y recibe el pedido en otra cadena que va en el sentido de la producción (arriba-abajo). El objetivo último del Kan Ban es que se produzca sólo lo que se demanda, y por consiguiente, la tendencia es a que haya cero existencias. Esta progresiva eliminación de existencias provoca unos menores costes de almacenamiento y una mayor colaboración con los proveedores y subcontratistas, ya que éstos últimos se ven implicados mucho más en el proceso productivo.

El segundo pilar fundamental del Método Toyota es la “autoactivación”. Se basa principalmente en dotar de cierta autonomía a las máquinas, con el fin de que se detengan automáticamente si el proceso se lleva de forma errónea. Para ello se desarrollan diversos sistemas, entre ellos el “Jidoka”, el cual se basa en vigilar todo el proceso productivo, y en caso de alguna anomalía parar la línea de producción. Para ello, en cada parte del proceso se colocan señales luminosas, que van cambiando de verde a rojo si ocurre algún tipo de contingencia. Este tipo de sistemas permite que la toma de decisiones se descentralice en los diferentes procesos de producción.

En conclusión, el Método Toyota se basa en producir pequeñas cantidades de muchos modelos de productos. Es un sistema de producción completamente opuesto al fordismo, el cual se caracteriza en productos rigurosamente idénticos y que para cuya fabricación son necesarias grandes cantidades de stock. El sistema Toyota permite una mayor flexibilidad tanto cuando aumenta la demanda como cuando ésta disminuye, y buscando siempre el mínimo de existencias.

En la siguiente entrada veremos cómo el Grupo Volkswagen está dando otra vuelta de tuerca a la industria de la automoción en estos años de crisis y que le está permitiendo alcanzar los primeros puestos en la producción de automóviles.

 

Vía| Coriat, Benjamin. Pensar al revés. Trabajo y organización en la empresa japonesa. Madrid:  Siglo XXI de España Editores S.A. 1993.

Imágenes| Toyota; Taiichi Ohno 

Vídeo| YouTube: The Toyota Production System. 

En QAH| Métodos de producción en la industria del automóvil: El fordismo (I); ¿Cuáles son las empresas más innovadoras del mundo?

 

RELACIONADOS