Cultura y Sociedad, Uncategorized 


¿Merece la pena salvar el lince ibérico?

Las buenas noticias sobre el aumento de la población del lince ibérico son constantes últimamente. Algunos apuntan que es una gran noticia sin embargo, otros, critican el coste que está suponiendo su recuperación. Se abre el debate, ¿merece la pena salvar al lince ibérico?

El lince ibérico es el felino más amenazado del planeta. Para evitar su desaparición se inició, en el año 2001, un programa de conservación que ha ido aumentando sus perspectivas hasta alcanzar el objetivo de repoblar toda la península ibérica. El programa actual se denomina Life+IBERLINCE. Este proyecto pretende aumentar la población de este animal hasta alcanzar un número de ejemplares y una distribución, en su hábitat natural, similar a la que tenía hace unas décadas tanto en España como en Portugal. Este plan está subvencionado por la UE, España y por las comunidades autónomas españolas de Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia.

Durante estos años se han alcanzado una serie de hitos que se iniciaron con la cría en cautividad en Doñana y Sierra Morena, los dos únicos hábitats en los que podíamos encontrar esta especie en el 2001. En ese año sólo quedaban alrededor de 90 ejemplares de lince ibérico en el mundo, todos en España. Posteriormente, se reintrodujo la especie en toda Andalucía con la liberación de los primeros linces procedentes de la cría en cautividad en el año 2007.

Los hechos avalan estos proyectos: actualmente existen más de 300 linces ibéricos en toda España. Pero, detrás de estas conquistas hay mucho trabajo y mucho dinero. Uno de los factores que determinan de manera significativa el crecimiento de la población de lince es el aumento en la población de su principal presa, los conejos. Para ello se ha llevado a cabo la introducción de esta especie a la vez que se liberaban los linces a lo largo y ancho de nuestro país.

Cría de lince cazando

Cría de lince cazando

Las conquistas logradas hasta el momento no logran callar las voces críticas con estos proyectos. Hay mucha gente que está en contra de destinar millones y millones de euros a la recuperación del lince, incluso gente ecologista, a priori a favor de este tipo de iniciativas, por ejemplo la WWF. Esta organización critica, sobre todo, el gran número de atropellos que sufren estos animales. Reclaman medidas para frenarlos y hacer así este proyecto sostenible. La Junta de Andalucía dice haber gastado un millón de euros en vallas con este propósito. El caso es que desde el 2011 han aumentado de forma exponencial las muertes de esta especie en nuestras carreteras. Hemos pasado de 4 muertes en ese año a 22 en el 2014, el peor año, con diferencia, desde que empezó el proyecto de recuperación.

El otro gran debate se suscita entre los aficionados a la caza ya que en los lugares donde se reintroduce el lince ibérico se prohíbe esta práctica por ser estos lugares de alta protección ecológica, algunos parques naturales. A pesar de las medidas tomadas, algunos linces ibéricos han muerto ya consecuencia de estas prácticas.

Se estima que el gasto por cada lince ibérico asciende a un millón de euros. Ahora bien, hay voces que afirman que es el valor ecológico y no económico lo que mueve este proyecto.

Después del repaso a la situación volvemos a la pregunta inicial: ¿Merece la pena salvar al lince ibérico?

Vía| iberlince.eu,

Más información| huffingtonpost.es, juntadeandalucia.es, wwf.

Imágenes| destacada, cazando.

RELACIONADOS