Curiosidades Científicas 


¡Mensajería biológica a su servicio! ¿Cómo se comunican las células del cuerpo?

CélulaEste año el Premio Nobel de Medicina y Fisiología acaba de recaer en tres investigadores que han desarrollado su trabajo estudiando la manera en que se comunican las células del cuerpo humano. El cuerpo humano tiene unos 100 billones de células, pequeñas unidades con estructura y función bien definida. La interrelación entre las células es imprescindible para formar el organismo y a la persona en sí. Para hacernos una idea, si nuestras células fueran ladrillos podrían construirse  miles de rascacielos, sólo que nuestro organismo es además capaz de reemplazar casi 500.000 millones de células al día.

Vesículas2 DMExisten muchos tipos de células. Algunas son peculiares, como las de la parte posterior del ojo, que pueden detectar la luz, o las células nerviosas, que transmiten mensajes por todo el cuerpo. Los eritrocitos, o glóbulos rojos, son casi la mitad del total de células, con una vida media de 4 meses. Transportan el oxígeno viajando en la sangre por todo el organismo y cada segundo nacen dos millones nuevos de eritrocitos. Pero para que nuestro cuerpo funcione correctamente, nuestras células deben entregar las moléculas que sintetizan en el lugar y el momento adecuado, lo que las convierte en unas mensajeras de primer orden. Las moléculas que sintetizan las células pueden ser hormonas, neurotransmisores, enzimas, etc., que pueden tener su función dentro de la misma célula, o bien deben ser transportadas mediante vesículas a otros lugares del cuerpo.

Premiados

Este año, Randy Schekman, James Rothman y Thomas Südhof son los tres ganadores del Premio Nobel de Medicina, al descubrir los principios moleculares que gobiernan el cómo y el cuándo se debe entregar la carga en cada célula. Estos científicos han hallado los principios moleculares que gobiernan el proceso por el que el cargamento de las vesículas llega al lugar y momento correctos, como si se tratase de un sistema de mensajería, incluyendo el transporte y entrega. Schekman identificó un conjunto de genes necesarios para el tráfico de las vesículas; Rothman se centró en la maquinaria de la proteína que permite que las vesículas se fusionen con sus objetivos para permitir la transferencia de la carga, y Südhof reveló cómo las señales enseñan a las vesículas para que liberen su carga con una precisión exquisita. Este preciso y complejo sistema de control de tráfico celular asegura que la carga se entregue en el «lugar correcto en el momento adecuado» y evita el «caos» en el interior de las células. Este tipo de estudios pueden favorecer el desarrollo de nuevos fármacos contra los tipos más comunes de epilepsia, diabetes y otras deficiencias del metabolismo o trastornos inmunológicos.

Vía| ABC

Imagen| Célula  Vesículas Premio Nobel Medicina 2013

 

RELACIONADOS