Actualidad Jurídica, Derecho Mercantil, Jurídico 


Medios telemáticos de convocatoria a Junta General de Socios

Llega el verano y con él, las vacaciones, la playa, el Sol, las barbacoas con los amigos y… ¡la celebración de Juntas Anuales de Socios y la presentación de libros al Registro Mercantil!

Las Juntas Anuales de Socios son las reuniones de las Juntas Generales de las sociedades, en las que se deciden los asuntos de mayor relevancia de las mismas. Según la doctrina, puede definirse la Junta General como la reunión de socios que se celebra cumpliendo los requisitos legales al objeto de deliberar y decidir sobre los asuntos de su competencia. Por otra parte, existe una definición legal en el art. 159.1 de la Ley de Sociedades de Capital (en adelante LSC): “los socios, reunidos en junta general, decidirán por la mayoría legal o estatutariamente establecida, en los asuntos propios de la competencia de la junta”.

La Junta General, como hemos dicho, debe reunirse para tratar varios temas de suma importancia, pero ¿Cómo llegan a reunirse?

Según el art. 173 LSC, la convocatoria a Junta General deberá ser publicada en la página web de la sociedad, en los términos del art. 11 bis LSC, pero si no cumpliera este requisito deberá ser convocada mediante publicación en el BORME y en un periódico provincial de relevancia. No obstante podrá ser convocada por medios individuales que prueben que han sido recibidos por el socio destinatario, o utilizar otros previstos en los estatutos sociales.

Esto plantea una cuestión ¿Puede la convocatoria ser enviada mediante medios telemáticos?

cartero-tocotoc

Muchas son las discusiones que ha habido en la doctrina conforme a esta cuestión.

A priori todo apunta a que no habría inconveniente de la convocatoria telemática de los socios, ya que en pleno siglo XXI, lo normal es utilizar este medio para la mayoría de trámites de cualquier índole. La empresa “Padeinvest 5, S.L.”, estableció en sus estatutos que los socios podrían ser convocados por e-mail dirigido a la dirección que conste el el Libro de Registro de Socios, denengando el Registrador Mercantil la inscripción de dichos estatutos. Tras ser recurrida esta decisión, la Dirección General de los Registros y el Notariado (en adelante DGRN) en su resolución de 28 de octubre de 2014 confirmó la teoría del Registrador por entender que “el sistema estatutario de convocatoria de la junta que aquí se pretende establecer implicaría entender que el envío de un correo electrónico, por sí solo, supone su recepción por el destinatario, sin exigir prueba alguna de la efectiva recepción.

Es indudable que , el sistema propuesto, en la forma que está redactado, no debe aceptarse sin perjuicio de que sea admisible una vez complementado con algún procedimiento que permita el acuse de recibo del envío”.

La DGRN resuelve con gran maestría al velar por la seguridad jurídica tanto de la sociedad como de los socios, al limitar la vía telemática a supuestos en los que se permita el acuse de recibo. Con ello no frena el imparable avance de las nuevas tecnologías y el proceso de simplificación de una burocracia excesiva e inútil, a la vez que preserva, como he dicho, la seguridad jurídica de socios y sociedad. El sistema propuesto por la DGRN no es nuevo, pues varias sociedades y Administraciones Públicas, como la Universidad de Sevilla, cuentan con un sistema de acuse de recibo de e-mail.

¿Tendría validez un acuse de recibo telemático?

Ante esta situación puede plantearse la duda de si un socio acusa recibo de la convocatoria, pero no la lee. La respuesta al encontramos en la STS de 3 de abril de 2011, en la que el alto tribunal expone que acreditada la remisión y recepción de la convocatoria, incumbe al socio la prueba de la falta de convocatoria.

Siguiendo con el progreso y al haber dejado claro que  puede ser convocada mediante correo electrónico con acuse de recibo;

¿Podría la Junta General ser convocada mediante mensaje de Whatsapp?

logo-promo

La cuestión no puede ser más llamativa e interesante.

Como referí, el avance de la tecnología es imparable y Whatsapp es actualmente una de las herramientas de comunicación más utilizadas en el mundo. Según la DGRN es necesario acuse de recibo para ser válida la notificación telemática y según el TS si se acredita la recepción de la convocatoria, esta es válida. Por lo tanto, si el emisor del mensaje obtiene el doble “check” azul (que expresa que el receptor ha leído el mensaje), o en un grupo aparece el contacto en el apartado “Leído por:“, podría entenderse que si es válida la notificación.

En la actualidad será dificil convencer a todos los operadores jurídicos de que algo tan cotidiano como un e-mail, o un mensaje de Whatsapp puede ser algo tan serio como una convocatoria a Junta General de Socios.

El progreso no puede frenarse, como sabiamente dice mi padre: “las personas somos hijos de nuestro tiempo“, por lo que llegará el día en que todas las notificaciones serán por vía telemática y estarán plenamente aceptadas por la doctrina y la práctica jurídica nacional.

 

Vía|  vLexADALTE Abogados Ripoll Soler, Notario
Más información| Blog Julián Inza
Imagen | Whatsapp

 

RELACIONADOS