Jurídico 


Medidas cautelares (I): la detención

La detención es una medida cautelar personal

La detención es una medida cautelar personal

Hoy vamos a tratar una de las medidas cautelares más populares y habituales como es la detención. Ciertamente resulta interesante conocer esta primera medida de las muchas que trataremos, porque se trata de una actuación, que aunque no lo parezca, puede realizarla cualquier hijo de vecino.

Para empezar, ¿qué son las medidas cautelares? Son actuaciones encaminadas a asegurar la eficacia del proceso penal y de la futura posible sentencia. Si hay que asegurar dicha eficacia será porque existen ciertos riesgos que el derecho identifica como reales y que el legislador considera fundamental identificar para no convertirlos en hechos. Estos riesgos se pueden resumir en: riesgo de fuga del imputado (antes de la posible sentencia y en pro de evitar la misma), riesgo de ocultación y destrucción de pruebas, riesgo de comisión de más delitos en este período y riesgo de que el imputado caiga en insolvencia y no pueda afrontar las indemnizaciones que le correspondieren. Como es natural, al identificar estos riesgos se ha de elaborar una serie de prevenciones para evitar aquéllos. Para ellos el legislador nos propone dos tipos de medidas cautelares: las personales (implican privación o limitación de la libertad personal del imputado) y las reales (exigencia de fianza al imputado y a los terceros responsables civiles o en el embargo de sus bienes).

En la nota de hoy nos fijaremos en la detención, que pertenece, a la luz de lo recién expuesto, al grupo de las medidas cautelares personales. La detención es un medio, junto a la citación cautelar, por el cual se lleva al posible autor de un delito, nada más conocerlo, ante el Juez de Instrucción para que decida la situación a la que quedará éste antes del proceso. La detención procede cuando el sujeto en cuestión se encuentre en el momento de ir a cometer un delito (art. 490 1º L.e.cr) o en el momento de cometerlo (delincuente in fraganti, art. 490 2º L.e.cr ). Fuera de estos supuestos también procederá detención si: a) la Autoridad o agente tiene motivos racionales para creer en la existencia de un hecho delictivo, b) los tiene también para creer que la persona a quien intente detener tuvo participación en él o c) el delito tiene señalada pena de tres años de prisión o más grave. Estos tres casos se encuentran recogidos en el artículo 492 L.e.cr).

Rodrigo Rato siendo detenido por la Policía Judicial

¿Quiénes pueden realizar la detención? Como hemos señalado en las primeras líneas, la detención es una actuación que puede llevarse a cabo por cualquier persona siempre y cuando sean los casos del artículo 490 ya señalado de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Fuera de estos, en el resto de casos solo pueden proceder a la detención la Autoridad o agente de la Policía Judicial. En cuanto a la duración de la detención, si ésta es por iniciativa policial no puede superar las 72 horas, aunque en casos de terrorismo se puede prorrogar 48 horas más. Transcurridos estos plazos el sujeto es puesto a disposición judicial y el Juez deberá decidir qué hacer con él en otras 72 horas. Si la detención es a iniciativa del Juez, deberá decidir en 72 horas.

¿Cuáles son los derechos del detenido? Están reflejados en el art. 520 L.e.cr y se resumen en: a) la detención deberá practicarse en la forma que menos perjudique al detenido en su persona, reputación y patrimonio, b) derecho a ser informado de los hechos que se le imputan y las razones motivadoras de su privación de libertad, así como de los derechos que le asisten, c) derecho a guardar silencio no declarando si no quiere y derecho a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable, d) derecho a designar abogado y si el detenido o preso no designara Abogado, se procederá a la designación de oficio, e) derecho a que se ponga en conocimiento del familiar o persona que desee, el hecho de la detención y el lugar de custodia en que se halle en cada momento, f) derecho a ser asistido gratuitamente por un intérprete, cuando se trate de extranjero que no comprenda o no hable el castellano y g) derecho a ser reconocido por un médico forense.

Lo expuesto hasta ahora no es más que un breve resumen de los presupuestos generales de la detención con el fin pedagógico habitual, para ampliar la información, como siempre, podemos acudir a la Ley de Enjuiciamiento Criminal e incluso a la Constitución Española. En los meses venideros ampliaremos el tema de las medidas cautelares, actuaciones cuyo estudio interesa sobremanera debido al peso que tienen en el aseguramiento  de la eficacia del proceso penal, su sentencia y del derecho en general.

 

Imagen | ABC

Vía | Ley de Enjuiciamiento Criminal, Constitución Española

En QAH | Medidas cautelares en el proceso penal: presupuestos

RELACIONADOS