Tecnología y Social Media 


Medicina Tradicional China: Acupuntura

Según la Medicina Tradicional China, la salud  es el resultado de un equilibrio entre dos fuerzas opuestas que se encuentran en todas las manifestaciones de la naturaleza, el Inn y el Yang. Estas fuerzas circulan por el organismo en forma de una energía que recorre todo el cuerpo por unas líneas bien determinadas: los canales de acupuntura. En el transcurso de estos canales existen lugares en donde se concentra con especial cualidad más energía. Este es el punto de acupuntura.

La distribución de esta energía  puede sufrir perturbaciones y  dar lugar a trastornos orgánicos.  El objetivo del médico será equilibrar esta energía.

Para la medicina china, los diferentes órganos de nuestro cuerpo tienen un cometido diferente al que se les confiere en occidente. En base a la idea de que el hombre es un microcosmos  igual al macrocosmos, sitúa a los diferentes órganos de nuestro cuerpo en un plano tridimensional, en relación con el cielo, con la tierra y con la propia actividad del hombre.

Así el hígado, por ejemplo, deja de ser sólo una estructura celular anatomo – fisiológica, y pasa a ser además una entidad psíquica,  poseyendo  unas manifestaciones a distancia de su energía, como puede ser la visión, las uñas o los tendones; y así, ocurre con los demás órganos, como el corazón, el bazo, los riñones o los pulmones.

En un sentido estricto, en la medicina china, el hombre está regido por tres tipos de energía. La ENERGIA ANCESTRAL, que  abarca las características que heredamos de nuestra especie y de nuestros  progenitores. En segundo lugar  la ENERGIA NUTRICIA, que es la resultante de nuestra alimentación y respiración. Es la encargada de alimentar a todos nuestros órganos. Y, finalmente, la ENERGIA ADAPTATIVA,  que se encarga de favorecer y controlar los mecanismos adaptativos del hombre con el medio que le rodea.

El Acupuntor actuará en los diferentes puntos de acupuntura, ya sea con las finas agujas, con el masaje, con el calor (empleo de moxas), o  con la simple presión, con el fin de regular la circulación de estas energías, disponiendo  además de otros medios terapéuticos, como son el uso de plantas medicinales, la práctica de una gimnasia energética, el Qi jung, el Tai – Chi, la dietética, etc…

Pero antes de efectuar cualquier tipo de tratamiento es necesario establecer un correcto diagnóstico. En medicina china, el diagnóstico es un acto muy complejo en el que participan todos los sentidos: percepción, palpación, audición, visión, etc… Existe un diagnóstico por el color de la cara. Según esta sea blanca, roja, amarilla, verde o negra se relaciona con al afección de uno u otro órgano. Otro método se centra en el estudio minucioso de la lengua, lugar donde se proyecta la energía de todos los órganos. La historia personal de cada paciente, su tono de voz, su actitud corporal, su fisionomía. El gusto o rechazo por un determinado color o sabor. Todo ello constituye un minucioso interrogatorio.

Finalmente existe, como modo especial de diagnóstico de la medicina tradicional china (MTC), el diagnóstico de los pulsos. Si partimos de la base de que la sangre y la energía recorren todo nuestro cuerpo, es lógico pensar que en cualquier lugar por donde podamos tomar el pulso, recogeremos las impresiones que registran la sangre y la energía de cada parte de nuestro organismo y determinaremos su situación. Preferentemente el acupuntor utiliza el pulso radial para determinar el estado energético de cada órgano.

Las aplicaciones e indicaciones de la acupuntura están en relación con sus fundamentos. Si el hombre es la materialización de la energía, podremos actuar ante cualquier alteración de esas energías, ya se presente como un dolor, una úlcera, una depresión o de cualquier otra forma.

Se puede, por tanto, aplicar en cualquier afección. Sus límites vendrán dados, en primer lugar, por el acupuntor, en segundo lugar, por el tipo de enfermedad y finalmente por la situación personal del paciente (edad, sexo, tiempo de padecimiento, etc…).

Imagen| Blogacupuntura, centro quiropráctico oriental

RELACIONADOS