Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Los enterramientos en el Antiguo Egipto: de la mastaba a la pirámide (I)

Mastaba

Reconstrucción virtual de un montículo de arena y su mastaba interior

Hoy en día todavía existen construcciones que, a pesar de su longevidad, nos siguen cautivando. Egipto guarda muchas de ellas, con la magia proveniente de lo antiguo y lo desconocido. Unas de esas construcciones son las mastabas, que van más allá de una simple sepultura.

En la ciudad de Abydos, en el país de Kemet (Egipto), se encuentran las tumbas de los primeros egipcios que habitaron esta tierra hace unos 5000 años; actualmente estas tumbas dicen muy poco, pero  en su momento fueron el lugar de descanso eterno de los primeros reyes del país.

Los antiguos egipcios creían en la necesidad de conservar su cuerpo después de la muerte para llegar a la inmortalidad; con esta mentalidad crearon sus guaridas eternas. A pesar de que no quede mucho de ellas, todavía hablan lo suficiente como para hacernos entender la religiosidad de aquella lejana época. A estas estancias se le denominan mastabas, simples a priori, pero que irán evolucionando paulatinamente hasta alcanzar los cielos.

En principio eran pequeñas construcciones subterráneas en adobe, que guardaban el cuerpo del difunto junto con su ajuar funerario. Estaban localizadas en el lado occidental del río Nilo, por donde se ocultaba cada día Ra (Dios del sol), y según la creencia egipcia se encontraban las puertas del inframundo, paso directo hacia la inmortalidad si el juicio de Osiris así lo confirmaba.

Poco a poco, estas tumbas van aumentando en tamaño: las dos naves que suelen componerlas en un primer momento se multiplican, dejando espacio para la cámara donde se depositaría la momia, además de almacenaje, ajuar e incluso los familiares del mismo. Según el grado de importancia del fallecido, en los primeros siglos podían realizarse sacrificios humanos que ayudasen al difunto en las labores del más allá, los cuales eran sepultados en torno a la tumba, posteriormente serán sustituidos por los ushebtis.

Estos habitáculos subterráneos pronto se verán aumentados, tomando la forma de la residencia que el difunto tenía en vida, disfrutando de ella en el más allá. Pensando en la máxima protección, estas estancias se ocultarán bajo la arena, dejando a la vista un pequeño montículo en forma de banco que dará nombre a su edificación. Un montículo que, según el Génesis egipcio, simboliza la creación de la montaña primigenia (Egipto) con el que fue creado el mundo, obteniendo así un significado celestial. A medida que van creciendo en magnitud, estas construcciones irán saliendo a la luz.

evolución de la mastaba.jpg

Evolución de los enterramientos egipcios : mastaba tradicional (tumba de Narmer) –> pirámide escalonada  (Sakkara) –> pirámide (Gizeh).

Manteniendo esa idea de casa, en la que se proporciona al difunto todas las necesidades para la otra vida, apareció en la III Dinastía la Pirámide escalonada. Según estudios arqueológicos, ésta fue en principio una mastaba a la que se superpusieron otras de menor tamaño hasta obtener esa presencia de escalera que lleva al difunto hacia los cielos. Esta idea de alcanzar el firmamento se irá desarrollando, hasta llegar a la perfección y altura de las pirámides de Gizeh para, posteriormente, descansar de nuevo en la oscuridad subterránea llegada la XVIII Dinastía, con las famosas tumbas del Valle de los Reyes.  Una evolución muy significativa para la vista, que no obstante, sigue manteniendo su idea primigenia de residencia eterna para el difunto en la que, junto con su ajuar funerario y todas las ofrendas, pueda descansar de por vida en la más absoluta comodidad.

Hoy en día, algunos turistas deciden hacer de su nombre algo más literal y escalar hasta poder sentarse y sentir la magnificencia que las arenas de “la Tierra Negra” todavía nos sigue ofreciendo.

Vía| VV. AA. Egipto, el mundo de los faraones, Alemania, KÖNEMANN, 2004, pp. 47-56.

Más información| El verdadero rey Escorpión; Arte historia; Mastabas: las primeras tumbas egipcias.

Imagen| Pirámide escalonada, Pirámides Gizeh, Mastaba rey Narmer

RELACIONADOS