Uncategorized 


Las mascotas: más que una compañía, un beneficio

Las mascotas se han convertido en un miembro más de los hogares españoles. Pero lo que muchos ignoran, es que los animales domésticos no solo proporcionan compañía, sino que, además, aportan muchos beneficios para la salud física y mental.

Los últimos estudios científicos sobre la materia han revelado que, en concreto, los propietarios de perros tienen menos riesgo de sufrir de colesterol alto, tensión arterial o enfermedades cardiovasculares. La explicación radica en que los perros obligan a sus dueños a permanecer activos, tanto cuando se les saca a pasear, como cuando se juega con ellos.

Se ha demostrado que aquellos niños que cuentan con una mascota, tienen menos probabilidades de padecer alergias, y tienen el sistema inmunológico más fuerte. Contar con una mascota como un perro en casa, enseña también a los niños a tener una responsabilidad, y además, les ayuda a divertirse de forma sana y al aire libre.

En el caso de las personas mayores, las mascotas proporcionan compañía y afecto, y contribuyen a reducir la depresión, la ansiedad, así como a darles una motivación y un objetivo de vida.

El contacto con los animales resulta especialmente favorable en el caso de personas con algún tipo de deficiencia psíquica, como en el de los ancianos que padecen Alzheimer, o en el de los niños afectados de autismo o síndrome de Down. La relación con una mascota produce en estas personas muchos beneficios psicológicos, facilitando su nivel de comunicación y expresión con los demás y su bienestar emocional.

Por este motivo es esencial cuidar a las mascotas, ya que son muchos los beneficios que ellas nos ofrecen. Existen páginas especializadas en internet que nos mantienen informados de temas interesantes y de actualidad sobre el mundo de las mascotas. Así como también nos dan puntualmente consejos de veterinarios profesionales, con los que lograr que nuestra mascota alcance su máximo bienestar, tenga el mejor estado físico y reciba siempre las mejores atenciones por nuestra parte.

Antes de elegir a nuestra mascota, lo más recomendable es que nos informemos de sus necesidades, su tipo de alimentación y estilo de vida, y que, en base a ello, escojamos la que mejor se amolda al tiempo de dedicación del que disponemos. Podemos elegir un perro fiel si estamos dispuestos a sacarlo a pasear todos los días; o elegir un gato, si queremos un animal más independiente, pero que también necesita una atención especial. Para los que tienen poco espacio y poco tiempo, lo ideal puede ser optar por una pareja de periquitos, que siempre son muy sociables y alegres. En el caso de los afortunados que disponen de suficiente espacio en el campo y recursos económicos, quizá puedan optar por un caballo, una de las mascotas más fascinantes con la que podemos contar.

RELACIONADOS