Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal, Uncategorized 


Más que objetivos para el 2015: crea un plan de acción

Plan de acciónSe aproxima esa época  en la que comienzan a brotar los buenos proyectos para 2015, las buenas ideas, los nuevos objetivos. Pero no se trata sólo de hacer una lista de propósitos, es importante y clave unirlos a un plan de acción.

Los ingredientes para crear ese plan de acción son:

Observa tu lista, ¿cómo son esos objetivos? Si son muy grandes, y tienes muchos, es mejor que elijas 3 o 4. Es cierto que al cerebro le gustan los retos, pero también es cierto que si nos ponemos objetivos difíciles de alcanzar nuestra autoestima se puede ver lastimada, y con ellos nuestra fuerza para alcanzarlos.

El tiempo ¿cuanto tiempo le puedes dedicar? ¿Cuántas horas al día, a la semana, o al mes necesita tu proyecto para que salga adelante? ¿Qué plazo te fijas para conseguirlo? El factor económico también suele ser importante ¿qué inversión necesitas? ¿cómo puedes conseguir mayores ingresos para financiarlo? ¿alguien te puede ayudar? Y otra de las preguntas clave, que se usa en los procesos de coaching es identificar tu situación actual ¿tienes un trabajo estable que te permite saber cuántos ingresos vas a tener? ¿tienes, además, un trabajo familiar: niños? Es otro trabajo, nada remunerado económicamente. ¿Quizás unas persona mayor? Esas situaciones a la hora de trazar un plan de acción, no las juzgamos, pero  hay que contemplarlas.

Hay otros factores, que aunque aparecen mas ocultos son los que nos acercan o nos alejan de nuestras metas. ¿Alguna vez has tratado de alcanzar ese objetivo? Si lo has hecho y no lo has conseguido es el momento de identificar la causa que lo impidió, que barrera se levantó y alejó el objetivo. Muchas veces es el miedo, la vergüenza, la inseguridad, la falta de confianza en nosotros . Da igual el motivo, cada uno tenemos los nuestro, lo importante es identificarlo. Podemos creer que al ponerle nombre crecerá  y nos atrapará como si de un pulpo se tratase, pero al nombrarlo, pierde fuerza y nos permite trabajar sobre él. Breve Brown lo explica de una forma muy divertida en su libro : “Pensé que sólo me ocurría a mi”. Superar esas barreras no suele ser complicado, suelen necesitar una dosis de atrevimiento, de proactividad. Prueba y me cuentas.

Aprovecho este post para desearos a todos los que os pasáis por aquí cada mes o a los que acabáis de llegar para desearos unas felices fiestas y un año 2015 que podamos ir  construyendo cada día.

Imagen| RedGealC

RELACIONADOS