Opinión 


Más allá de lo conseguido (I): de dónde venimos

Como consecuencia de la larga crisis económica y el consecuente desempleo que estamos sufriendo y la proliferación de casos de corrupción de la clase política, los ciudadanos españoles cada vez se muestran menos confiados en su futuro mientras que dos corrientes de opinión han tomado la delantera y polarizado la opinión pública.

Una, la populista, pretende hacer borrón y cuenta nueva de todo; que originado por lo que ellos llaman “la casta”, quieren sustituir por otro modelo “el suyo”, el totalitario, que curiosamente allá donde se ha probado ha resultado un desastre.

Otra, la aparentemente ilustrada, recupera el tono y estilo de la generación del 98 criticando más finamente casi todo lo hecho en los últimos tiempos que consideran mediocre para su grandeza de miras y miran el futuro con desconfianza ya que estiman que España está agotada y no tiene remedio.

Congreso_de_los_Diputados_(España)_02

Existe una tercera opción, que sin dejar de reconocer lo que hemos hecho mal huye de las descalificaciones genéricas, valora positivamente nuestros logros y plantea remedios concretos y probados con éxito para seguir avanzando “mas allá de lo conseguido”.

¿Y qué hemos conseguido hasta ahora los españoles?

  • Ser una gran nación, fundadora y protagonista de la gran civilización: la occidental.
  • Ser patria intelectual del pensamiento escolástico, esencial para la filosofía política, la teoría económica y el derecho internacional.
  • Tras un largo periodo postergada, España emerge con fuerza y en el último medio siglo se posiciona en el núcleo de los países mas ricos y respetados.

La generación que vio la luz a mediados del siglo pasado es la más afortunada de nuestra historia: es la primera en no sufrir guerras y prosperar económica y socialmente con una generalización y continuidad nunca experimentadas.

España se ha ocupado y preocupado mucho por su pasado y por su futuro, y ahora, sin renunciar a ambos, le ha llegado el momento de cuidar delicadamente de su presente, ese tesoro de convivencia conseguido entre todos, tan valioso como vulnerable a la luz de nuestra experiencia histórica”, ha escrito Javier Gomá.

La España actual, políticamente normalizada y plenamente integrada en todas las instituciones occidentales al gusto de la inmensa mayoría ciudadana, hasta el punto de que incluso casi todos los separatistas en sus ensoñaciones se sienten felices y contentos con tales logros, puede y debe mirar su futuro con razonable optimismo.

Más información| España, más allá de lo conseguido

RELACIONADOS